En 2018 hubo 1411 casos comprobados de abuso sexual infantil en Mendoza

La cifra corresponde a casos derivados de la línea 102 y de los diversos municipios y hospitales que trabajan con el programa.

Por Florencia Silva

Las campañas y capacitaciones para detectar cuándo un niño o adolescente es víctima de maltratos y abuso sexual han comenzado a mostrar resultados y esto se demuestra en las cifras del año pasado, respecto del anterior.

El Programa de Maltrato Infantil de la provincia, que incluye a la línea 102, evidenció una baja de las situaciones de derechos vulnerados y de abuso y mucho tiene que ver la labor de las instituciones y también los programas de Educación Sexual Integral.

A principios de este año, el caso de un niño de 7 años contagiado de sífilis encendió el alerta respecto a una de las terribles consecuencias que implica una aberración de este tipo. El caso se descubrió en enero cuando la madre del chico lo llevó al Notti para practicarle un control de rutina. En ese estudio descubrieron que tenía lesiones de larga data y, además, había sido contagiado con esta enfermedad de transmisión sexual.

Al respecto, las cifras por estos casos de chicos contagiados que han sido abusados implican un detalle preciso de cada caso para poder elaborar una estadística.

En el año 2017 se recibieron 2027 avisos de vulneración de derechos las cuales se coordinaron con diferentes instituciones vinculadas a Niñez y Adolescencia. Respecto a estos casos, se realizaron 3400 asesoramientos aproximadamente.

En el año 2018 se recibieron 2948 situaciones. La mayoría de estas son sospechas de maltrato físico, abuso sexual y negligencia.

De estos casos, el año pasado se comprobaron 1411 casos, una disminución respecto a 2017, aunque las situaciones en estado de evaluación aumentaron.

Cabe destacar que los 1411 son aquellos en los cuales, en la etapa de instrucción, los peritajes del programa determinaron que hubo abuso.

“En realidad, lo que nosotros atendemos en los hospitales y centros de salud no solo nos es derivado por la línea, sino también por municipios, el Equipo de Trabajo e Investigación Social (ETIS), juzgados, fiscalías y demás”, detalló Silvina Mollo, jefa del Programa de Maltrato Infantil de la provincia.

Esto se debe a que las campañas y capacitaciones han aceitado los mecanismos de alerta y prevención en todas las instituciones vinculadas a la niñez y adolescencia.

 Desde el Programa de Maltrato Infantil afirman que los docentes están capacitados para identificar indicadores y una vez que lo identifican lo derivan al equipo interdisciplinario. Si tienen certeza de que están ante un abuso, se hace la denuncia en la fiscalía correspondiente y de allí se da la intervención a la OAL.

Este organismo es el responsable de evaluar el entorno familiar y determinar si existe una red de contención.

Comentarios