Se trata de la segunda vez que la Organización Mundial del Turismo elige a un lugar como destacado por desarrollar un prototipo. El primer elegida fue España en 2015/16.

El gobernador Alfredo Cornejo afirmó que el enoturismo “es nuestra estrella”, previo a la presentación en la Feria Internacional de Turismo de Madrid (Fitur 2018) del “Prototipo del Turismo del Vino mendocino”, tal como fuera elegido por la Organización Mundial de Turismo (OMT).

“Si bien es cierto que Mendoza tiene determinados atractivos turísticos como su montaña, el cerro más alto de América (Aconcagua), y su ciudad que es también un símbolo de su turismo, sin duda la estrella es el enoturismo”, dijo a Télam el mandatario provincial.

Se trata de la segunda vez que la OMT elige a un lugar, en este caso Mendoza, como destacado por desarrollar un prototipo, siendo la primera España, en 2015/16, en colaboración con la Federación de Marcas Renombradas Españolas (FMRE).

La Metodología de Prototipos diseña una hoja de ruta basada en una investigación y análisis inicial, incorporando la posibilidad de modelos de gobernanza, productos de desarrollo turístico, estrategias de posicionamiento y comunicación y de identidad de marca.

Tal como lo expresa el documento de la OMT sobre la elección de Mendoza, “el objetivo del prototipo es proporcionar un modelo que genere un viaje único y una visión nueva de cómo ver y percibir el destino donde se lleve a cabo”.

Es que, como explicó Cornejo, un prototipo del vino “es un modelo de intervención público-privado, para ofrecer servicios turísticos y organizar esos servicios en base a un plan determinado con objetivos y con metas muy precisas”.

“Ese prototipo tiene su mayor fortaleza en que lo lidera el estado pero fundamentalmente lo protagoniza el sector privado. Tenemos más de 150 bodegas prestando esos servicios, si el sector privado no tiene un alto protagonismo, es difícil sostenerlo en el tiempo”, agregó.

Esto involucra no sólo a bodegueros, sino que también participan chefs, mozos, sommeliers, traductores y los propietarios de los establecimientos, revalorizando de cada lugar su historia de cómo se desarrollaba el vino 100 años atrás, y como se lo hace en la actualidad.

“Es el mayor atractivo en la última década, y particularmente en estos dos últimos años que ha crecido exponencialmente entre otras cosas por la mejor conectividad, teniendo el aeropuerto a nuevo, y estamos modificando la terminal de ómnibus”, señaló.

Y agregó que “el prototipo del turismo del vino que venimos desarrollando hace más de una década es el que ha dado estos resultados de sostenibilidad turística en la provincia”.