Cincuenta años hubiera cumplido este 20 de febrero Kurt Cobain, cantante y guitarrista de Nirvana, banda abanderada del movimiento grunge y de la señalada Generación X. Pero esa celebración quedó trunca hace mucho tiempo, un 8 de abril de 1994, -hace casi 23 años- cuando encontraron al músico sin vida con un disparo de escopeta […]

Cincuenta años hubiera cumplido este 20 de febrero Kurt Cobain, cantante y guitarrista de Nirvana, banda abanderada del movimiento grunge y de la señalada Generación X.

Pero esa celebración quedó trunca hace mucho tiempo, un 8 de abril de 1994, -hace casi 23 años- cuando encontraron al músico sin vida con un disparo de escopeta en su cara.

La duda de este incidente siempre quedó, siempre merodeó en los corazones rotos de los seguidores, de saber qué fue lo que pasó.

El bueno de Kurt había nacido en 1967 en Aberdeen (Washington, EEUU) y según contaron testimonios y documentales sus primeros años de vida dejaron una marca que trasladaría a sus obras: el divorcio de sus padres y el bullyng que sufrió cuando era adolescente.

Todo ese sufrimiento y esa impotencia la trasladó y logró convertirla en arte. Apoyándose en la música, Cobain encontró “su vía de escape”, su lugar en el mundo.

A fines de los 80 fundó Nirvana junto con el bajista Krist Novoselic y el baterista Chad Channing. El grupo tenía influencias punk rock, pero también de bandas como Led Zeppelin y los Beatles. Su disco debut fue “Bleach”.

En los 90 se sumó Dave Grohl para ocupar un lugar en la batería. El 24 de septiembre de 1991 salió a la calle “Nevermind”, el segundo álbum de la banda que se terminó transformando casi en una biblia y en pieza referente para el rock mundial.

Casi sin quererlo, o queriendo, Nirvana se transformó junto a otras agrupaciones como Pearl Jam, Mudhoney, Soundgarden, Stone Temple Pilots y Alice in Chains, entre otras, en referentes de ese gran movimiento llamado Grunge, que atraía la atención de muchos adolescentes en todo el mundo.

El éxito de “Nevermind”, los millonarios ingresos y una sobreexposición mediática sin ser buscada calaron hondo en la frágil situación emocional de Cobain. El rubio de Aberdeen siempre manifestó que se sentía incómodo con la fama, quien públicamente manifestaba su incomodidad ante esta eventualidad.

Después llegaron las placas “Insecticide”, “In Utero” y el registro en vivo para la cadena MTV “Unplugged”.

Pero un día ese faro para muchos se apagó, se fue hacia otro lado. Apenas 27 años tenía Kurt Cobain que tuvo que lidiar con una vida que quizás no imaginó. ¿Fue feliz? Seguramente que sí, en su mundo, con su banda, con su música, con su hija. ¿Estuvo triste? También, desde la niñez, la adolescencia y hasta el final de su vida.

Courtney Love, pareja de Kurt y madre de Francis –hija de ambos– leyó una nota que dejó el guitarrista y cantante: “Lo tengo todo, todo. Y estoy agradecido, pero desde los siete años odio a todos los humanos en general. Gracias a todos desde lo más profundo de mi estómago nauseabundo y ardiente por sus cartas y el interés en los últimos años. ¡Soy una criatura voluble y lunática! Se me ha acabado la pasión, así que, les recuerdo, es mejor arder que apagarse lentamente". Y esa fue su despedida física, su obra aún perdura.