El reclamo por el incentivo docente reaviva un posible paro

La negociación vuelve a foja cero tras la negativa del gobierno de otorgar una compensación salarial por el congelamiento del incentivo docente. Definirán si el lunes habrá paro.

A simple vista desde que comenzó la negociación salarial entre el gobierno y el sindicato docente, parece ser que el único acuerdo alcanzado ha sido que prácticamente no están de acuerdo en casi nada. Por lo menos así lo dejó ver el titular del Sute, Sebastián Henríquez, quien afirmó que la propuesta del ejecutivo no alcanza ni para empatar el salario con la inflación.

Este retroceso en la discusión se da justo cuando todo indicaba que la paritaria se encaminaba a buen puerto luego de que las partes acordaran pasar a un cuarto intermedio para discutir en comisión técnica la contrapropuesta del Sute. Propuesta que consiste en una recomposición salarial del 7,6% por el atraso del 2017 y una actualización mensual acoplada a la variación del índice de inflación que mide la Dirección de Estadística e Investigaciones Económicas. Algo similar a la que accedió AMPROS en diciembre y que en teoría representa una ventaja frente al 15,7% en tres tramos  más “cláusula gatillo” por inflación presentada por el gobierno.

Pero los gestos fueron solo gestos y pocas horas después de concluir la reunión de comisión técnica, desde el Sute anunciaron que el gobierno no había puesto ni siquiera a consideración nada de lo que se había conversado el lunes en la Subsecretaría de Trabajo. Tal como había señalado Diario Vox, uno de los temas que terminó por cerrar la negociación fue el reclamo por la compensación del Incentivo Docente que desde hace más de un año no se actualiza y que representa cerca del 10% del salario básico de un maestro.

Henríquez indicó que para poder compensar el empate del salario con la inflación, el gobierno debería actualizar el incentivo docente que quedó congelado desde que el Gobierno de Macri decidió cerrar la paritaria nacional. Para ejemplificar dijo que si se aplicara un aumento mensual del orden del 5%, tras calcular el 10% de atraso que representa el incentivo docente, el incremento real se reduciría a un 4,5% lo que significa una pérdida directa sobre el salario básico.

Ante este planteo Henríquez aseguró que descartó de plano cualquier tipo de discusión al respecto siendo que hay provincias como Salta, una de las pocas que ya cerró paritarias, que sí aceptó compensar a los docentes por el congelamiento del incentivo docente. “No pedimos que lo pongan en el incentivo, sino en el básico, para que realmente podamos ir a la par de la inflación. Pero creo que el gobierno está dispuesto a firmar esto de manera rápida y acelerada porque básicamente representa el mismo gasto para ellos y nos terminan dando lo mismo que propuso en un principio solo que en más cuotas”.

En cuanto a la posibilidad de que el gobierno acuda a cerrar la negociación por decreto, Henríquez señaló que no es la intención del sindicato sentarse a discutir en base a un decreto ya que ello implicaría anular la opción de la paritaria pero que si el ejecutivo optara por esa vía no les quedará otra opción que seguir movilizándose e incluso suspender el inicio de clases.

Comentarios