El Partido de los Trabajadores será la primera minoría en las Cámaras

En Diputados, la agrupación perdió 12 bancas con respecto al 2014 y más de la mitad en Senadores. El partido del candidato Jair Bolsonaro tendrá mayoría en ambos recintos.

El Partido de los Trabajadores (PT) será la primera minoría en la Cámara de Diputados de Brasil, en tanto que el Partido Social Liberal (PSL) de Jair Bolsonaro pasó de un legislador a 52, según los resultados oficiales de los comicios del domingo difundidos ayer.

Según el detalle de la elección de legisladores el PT consiguió mantenerse como primera fuerza en la Cámara de Diputados con 56 asientos, aunque perdió doce bancas con respecto a las elecciones de 2014.

El PSL de Bolsonaro, en tanto, dio un salto exponencial al pasar del diputado que consiguió en 2014 a los 52 escaños conseguidos ayer, sobre un total de 513 legisladores que completan la Cámara Baja.

En las elecciones presidenciales, Bolsonaro obtuvo el 46,03 % de los votos y Fernando Haddad, expresión del ex presidente encarcelado, el 29,28 %, por lo que ambos se medirán el 28 de octubre en una segunda vuelta.

Por su parte el Senado de Brasil tendrá en 2019 la mayor fragmentación de su historia con la presencia de 21 partidos, en las que se renovaron dos tercios de la Cámara Alta.

En el período de sesiones del año próximo, se incorporarán seis partidos más en relación con los que había en 2015, cuando tenían representación 15 fuerzas políticas.

Por otra parte, tres de cada cuatro senadores que intentaron ser reelegidos el domingo no lo consiguieron.

Ganó espacio la agrupación de Bolsonaro, mientras que el Partido de los Trabajadores (PT), perdió más de la mitad de sus escaños.

El Movimiento Democrático Brasileño (MDB) del presidente Michel Temer continuará el año próximo como la primera minoría con 12 senadores, luego de perder el domingo siete escaños de los 19 con los que había iniciado el anterior período legislativo, en 2015.

Alta abstención

Un total de 29,9 millones de brasileños no acudieron, lo que se tradujo en una abstención del 20,3 % de los ciudadanos con derecho a voto, el mayor índice desde las elecciones de 2002, según informó el Tribunal Superior Electoral (TSE).

Eso significa que uno de cada cinco brasileños prefirió no ir a votar. Es sufragio es obligatorio.

Comentarios