El nivel de confianza en el gobierno es el más bajo de los últimos años

El dato surge de un informe realizado por la Universidad Católica. Las variables dan cuenta del estado de situación de la salud, la cultura democrática y a confianza institucional.

El Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA presentó un nuevo documento estadístico en el que da cuenta del estado de situación de las desigualdades que existen la salud y en las relacionadas vinculadas a la cultura democrática, la confianza institucional y la vida ciudadana. Todos aspectos considerados determinantes para promover el desarrollo humano y resolver las desigualdades sociales.

En ese marco se observa una abrupta caída en el nivel de confianza que tiene la población sobre el Gobierno Nacional. De la serie estadística, que abarca el periodo comprendido entre 2010 y 2018, se desprende que en 2011, durante el comienzo del segundo gobierno de Cristina Kirchner se registró el nivel más alto de la serie con 49.4% de confianza, que hacia el final de su gestión se ubicaría en un 29.2% reflejando una pérdida de poco más de 20 puntos.

Por otro lado, y a pesar del cambio de gestión, durante el primer año de gobierno del presidente Mauricio Macri la confianza cayó nuevamente hasta ubicarse en el 23.6%, y si bien mostró una leve recuperación al año siguiente, en 2018 el porcentaje de confianza de la población sobre el Gobierno Nacional se desplomó a 19.3%. El más bajo de los últimos nueve años.

La investigación también registra datos relacionados con el nivel de disconformidad que tienen las personas respecto al funcionamiento del sistema democrático  y de sus instituciones, entre ellas, la justicia, el congreso y las fuerzas de seguridad. En ese sentido destaca que en el año 2010 el porcentaje de disconformidad era del 52.5%  mientras que en 2011 llegó al nivel más bajo de la serie con un 37.5% de disconformidad, año que además coincidió con las elecciones presidenciales.

Entre 2013 y 2017 el nivel de disconformidad se mantuvo en el orden 52 puntos en promedio. Pero en 2018 la situación cambia drásticamente y el nivel de disconformidad alcanza al 65.6% de población marcando también la cifra más alta de los últimos nueve años.

Otro de los puntos en los que indaga la investigación es sobre el “voto como factor de cambio”. Al respecto señala que en 2018 solo el 29.6% de las personas creían que el voto podría generar cambios en la realidad social y política del país. Esta cifra es la segunda más baja de la serie y se ubica apenas por encima de los 29 puntos alcanzados en 2011.

Comentarios