El mundo recibió entre advertencias y festejos la victoria de Bolsonaro

El flamante mandatario ungido tras las elecciones del domingo en Brasil generó reparos en la ONU, España, Francia, Uruguay mientras que países como los EE.UU y China festejaron su victoria.

La ONU, España, Francia, Uruguay y Amnistía Internacional recibieron ayer la elección de Jair Bolsonaro como el próximo presidente de Brasil con advertencias más o menos veladas, mientras gobiernos como los de Rusia, China y Estados Unidos, así como referentes de la extrema derecha, festejaron su victoria.

En París, la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, prometió que vigilará al próximo gobierno brasileño: “Como oficina vamos a estar muy atentos porque queremos que en una democracia tan importante de América latina los derechos humanos se sigan respetando y la democracia siga consolidándose”.

Bachelet habló ante la prensa al margen de la Cumbre Mundial de Defensores de los Derechos Humanos y luego, en el foro, lamentó la elección democrática de líderes con discursos “homófobos, misóginos”, que sostienen que “la tortura está bien para conseguir la información que necesitas”, según reprodujo la agencia de noticias EFE.

En paralelo, la directora de Amnistía para las Américas, Erika Guevara-Rosas, lanzó una advertencia aún más fuerte.

“El presidente electo hizo campaña con una agenda abiertamente anti derechos humanos e hizo frecuentemente declaraciones discriminatorias contra diferentes grupos de la sociedad”, denunció.

Su ascenso al poder -agregó- “representa un enorme riesgo para los pueblos indígenas y ‘quilombolas’ (comunidades negras), para comunidades rurales tradicionales, personas LGTBI, jóvenes negros, mujeres, activistas y organizaciones de la sociedad civil”.

El gobierno español, por su parte, intentó hacer un equilibrio entre el saludo formal y frío del presidente socialista, Pedro Sánchez, y una reacción más contundente de la ministra española de Política Territorial, Meritxell Batet. La funcionaria aseguró en una entrevista con la radio Cadena Ser que “los resultados electorales” en Brasil “no son muy esperanzadores” y que la victoria de Bolsonaro no es “la mejor de las noticias”.

El presidente francés, Emmanuel Macron, felicitó a su futuro par brasileño y le recordó en un comunicado la “alianza estratégica” con valores comunes y respeto a los principios democráticos que mantienen ambos países, una referencia velada a la promesa de campaña para retirarse del Acuerdo de París, el tratado medioambiental que también abandonó el presidente estadounidense Donald Trump el año pasado.

Asimismo, los socios de Brasil en el Mercosur tuvieron reacciones disimiles. Mientras que los gobiernos de la Argentina y Paraguay saludaron la elección del capitán retirado del Ejército, el mandatario de Uruguay y actual presidente pro témpore del Mercosur, Tabaré Vázquez pidió esperar a conocer cuál será “la actitud que tendrá” hacía el bloque regional.

“A veces, fuera de un contexto general, (hay declaraciones) que pueden llevar a que se tomen medidas distintas a las que se han propuesto en una campaña electoral”, aseguró el presidente uruguayo, luego que Paulo Guedes, el hombre elegido por Bolsonaro para dirigir el Ministerio de Hacienda dijera que “el Mercosur no es prioridad”.

Reacciones mucho más festivas se escucharon de parte del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, -“¡Acordamos que Estados Unidos y Brasil trabajarán estrechamente en materia comercial, militar y todo lo demás!”, tuiteó desde Washington- y de los gobiernos de Rusia y China.

Comentarios