El entrenador de Boca Juniors analiza si hace jugar al Apache en los partidos de pretemporada. Tevez volvió en buen estado físico de su paso por el fútbol chino.

El director técnico de Boca Juniors, Guillermo Barros Schelotto, recibió a un Carlos Tevez en óptimo estado físico durante la pretemporada pero, sin embargo, aún no decidió si lo pondrá a jugar en alguno de los partidos de verano que se jugarán antes el reinicio de la Superliga.

Tevez, de 33 años, se sumó al grupo que trabaja en la Reserva Los Cardales el viernes pasado y comenzó con los trabajos a la par de sus compañeros, en una demostración de su buena forma, producto de un entrenamiento personalizado desde su partida de China.

Al “Apache” se lo pudo ver ayer por la tarde como integrante de una exigente rutina que dispuso el preparador físico de Boca, Javier Valdecantos, en la que los jugadores arrastraron trineos, saltaron vallas y realizaron piques cortos y largos.

No hay dudas de que, desde lo físico, Tevez está en condiciones de afrontar un partido en esta pretemporada, pero, pese a ello, según confiaron a Télam miembros del cuerpo técnico, Barros Schelotto no está del todo convencido en arriesgarlo.

El problema es que el ex delantero del Shanghai Shenhua llegó con falta de ritmo futbolístico porque su último partido en China fue el 4 de noviembre pasado. Ese día jugó 83 minutos.

Boca jugará su primer amistoso este domingo ante Godoy Cruz en Mendoza, el segundo con Aldosivi el miércoles 17, en Mar del Plata, y el domingo 21 el superclásico ante River, también en La Feliz.

La posibilidad de su presencia en los dos primeros juegos está descartada, pero no la chance que sume minutos ante River, en el que ambos equipos pondrán lo mejor que tiene a disposición.

Guillermo deberá definir si utiliza a Tevez en ese compromiso o lo reserva para el primer partido oficial del año, que será el domingo 28 en La Bombonera ante Colón de Santa Fe, curiosamente el rival ante el que el “Apache” jugó su último partido en Boca antes de partir a su experiencia asiática.

Fue el 18 de diciembre de 2016 y ese día Boca goleó al Sabalero por 4-1, con un tanto de Carlitos, dos de Ricardo Centurión y otro de Cristian Pavón.

Justamente Centurión fue un nombre que circuló ayer con fuerza en Boca por el rumor de que Barros Schelotto hará un nuevo pedido para su incorporación ante la imposibilidad de repatriar a Nicolás Gaitán, hoy en Atlético de Madrid.

El técnico de Boca quiere una opción más para la posición de mediapunta izquierda, pero parece improbable la chance de Centurión, quien mantiene un enfrentamiento público con el presidente Daniel Angelici.

También es difícil la llegada del otro deseo del Mellizo, el zaguero paraguayo Gustavo Gómez, a quien dirigió en Lanús.