El lunes no tiene nada que ver, no tiene la culpa de nada

Según Wikipedia, la mierda (del latín merda) es una expresión generalmente malsonante y polisémica, y usada principalmente en el lenguaje coloquial. En sentido estricto, es el resultado del proceso digestivo, y se refiere a los deshechos fecales de un organismo vivo, normalmente expulsados del cuerpo por el ano.  En términos más vulgares o connotativos, "mierda" […]

Según Wikipedia, la mierda (del latín merda) es una expresión generalmente malsonante y polisémica, y usada principalmente en el lenguaje coloquial. En sentido estricto, es el resultado del proceso digestivo, y se refiere a los deshechos fecales de un organismo vivo, normalmente expulsados del cuerpo por el ano.

 En términos más vulgares o connotativos, "mierda" es un insulto o valoración negativa hacia alguien o algo. Y en algunas ocasiones, una expresión para demostrar descontento o decepción.

 Hoy. Después del fin de semana extra largo. Pensemos en el lunes. Siempre adjetivado con el mencionado resultado del proceso digestivo. Pero atentos, porque resulta que la hegemonía del primer día hábil de la semana (como supuesto peor día de la semana) no es absoluta. Y tiene competencia. ¿De qué estamos hablando? Desde hace un tiempo, estudios realizados por la Universidad de Sidney concluyeron que el miércoles es "el día más depresivo de la semana", en el que exhibimos el ánimo más bajo y las personas están de peor humor. El trabajo efectuado por un tal Charles Areni, de la casa australiana de altos estudios, analizó en su oportunidad el ánimo de 351 personas durante cada día de la semana, separando los resultados imaginarios de los reales. Pero ¿por qué los miércoles? El estudio dice que "si bien el lunes es un shock, pasando del descanso al trabajo, los miércoles marcan un momento en que ya se nos agotó la energía que ganamos sábado y domingo y, la llegada del fin de semana todavía se ve lejana, siendo el punto medio entre dos periodos esperados".

Pero ojo. Si de valores hablamos, los deshechos fecales mantienen una supuesta cotización por debajo de cualquier estándar. Hasta ahora. El National Poo Museum es el “primer museo completamente dedicado a la caca” (ubicado en Inglaterra), como anuncia por Twitter. La introducción a este particular mundo, es todo un desafío: “¿Sabés distinguir las deposiciones de una llama de las de un león?”. Recientemente inaugurado en el Zoológico de la Isla de Wight, el corte ceremonial de cinta se hizo con coherencia y con papel higiénico. Un momento memorable, sin duda, para quienes ingresaron a una sala que, además de esferas de vidrio conteniendo ejemplares de heces de diversa índole, se toparon con cantidad de inodoros vintage. Sucede que para leer info sobre las bondades del excremento, los visitantes deben levantar la tapa y tomar del interior de la taza, folletos instructivos repletos de datos peculiares. “Está en todas partes. De hecho, con el equipamiento adecuado, la encontrarás en prácticamente cualquier superficie. También está dentro nuestro”. Con tan elocuentes palabras, da la bienvenida a su sitio oficial. “Visité la muestra y fue una mierda”, afirmaron algunas voces en redes sociales, con cierta ¿ironía? Parece...

¿Adónde queremos llegar con todo esto? A la simple reflexión que caracteriza, eventualmente (y en especial después de unas mini-vacaciones) al primer día hábil de la semana. No todo es como a veces pensamos que es. Todo tiene una explicación. Todo tiene que ver con todo.