Con una inversión de u$s 5.000 millones prevé además la creación de 30.000 nuevos puestos de trabajo y el aumento del componente de autopartes de fabricación nacional.

El acuerdo para llevar adelante el “Plan Un Millón”, firmado en la Casa Rosada y que involucra al gobierno nacional, a los de las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe y a empresarios, sindicatos y representantes del sector autopartista, prevé la creación de 30 mil nuevos puestos de trabajo y la fabricación de un millón de autos para el 2023.

“Es un día claramente histórico”, señaló el presidente Macri, a quien acompañó gran parte de su gabinete, el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti; y los líderes de los sindicatos de mecánicos (Smata), Ricardo Pignanelli, y de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Raúl Torres.

El plan automotriz “tiene dos metas fundamentales” que son “producir un millón de automóviles y no sólo cuidar la industria sino hacerla crecer en más de 30.000 puestos de trabajo”, apuntó el mandatario.

A su vez, el ministro de Producción, Francisco Cabrera, resaltó que “hace varios meses que venimos trabajando en un formato de diálogo donde las partes (en este caso los distintos actores de la cadena industrial automotriz) nos ponemos de acuerdo”.

“Es un acuerdo que mira hacia el futuro y nos planteamos el ambicioso objetivo de producir 750.000 autos para el 2019 y llegar al millón (de unidades) en el 2023”, señaló Cabrera.

“En ese círculo virtuoso abordamos una exitosa negociación con Brasil para renovar el acuerdo automotriz, teniendo en cuenta que el 50% de nuestra producción se exporta a ese país”, explicó el ministro.

De todas maneras, más allá del acuerdo con Brasil, indicó que uno de los objetivos de este plan será que “al menos el 35%” de la producción argentina “se exporte a nuevos mercados”.

“No hay una razón para que la industria automotriz no sea competitiva a la par de la europea y lo digo no sólo por la tecnología aplicada sino también porque se trata de una industria madre que empuja a la actividad económica”, remarcó.

Cabrera añadió que la industria automotriz “tiene un gran potencial para generar inversiones u$s 5.000 millones en los próximos 2 años, creando así oportunidades para cientos de pymes, autopartistas y terminales”.

Empresarios: dólar a 17 y baja de impuestos

”Hay que dejar de exportar impuestos. En el caso del sector automotor la carga impositiva incide en un 20 por ciento en el precio del producto final”, afirmó Rattazzi en declaraciones a radio Mitre. El presidente de Fiat se quejó del impuesto a los Ingresos Brutos que cobran las provincias al calificarlo como “un anacronismo que en el mundo se dejó de usar hace 50 años”.

En otro aspecto, el empresario relativizó la incidencia del tipo de cambio en la competitividad sectorial, aunque consideró que “para mi estaría bien un dólar de 17 pesos”.

Por su lado, Ureta Sáenz Peña (titular de Peugeot) y presidente de la Asociación de Fábricas de Automotores ADEFA indicó que “producto de los cambios políticos económicos en la región es necesario recuperar el posicionamiento perdido”. “Este acuerdo y el compromiso del trabajo conjunto permitirá emprender el camino hacia la recuperación”.