El Gobierno criticó a la oposición y puso en duda la continuidad de obras

Según el oficialismo, el rechazo al refinanciamiento de deuda que votó el peronismo en la Cámara de Diputados obligará a la provincia a reducir 30% la inversión pública.

La Cámara de Diputados de la provincia dio media sanción al proyecto de Ley de Presupuesto 2019, que prevé, por segundo año consecutivo, un superávit corriente. Sin embargo, un arco de los bloques opositores encabezados por el peronismo le negó a la propuesta oficial la posibilidad de refinanciación de los créditos ya asignados y a la toma de nueva deuda, que se consigna en el artículo conocido como roll over.

De esta manera, al no obtener la aprobación para refinanciar la amortización para 2019, el Gobierno informó que deberá disminuir en $3.696 millones el plan de inversión, lo que significa una reducción de 3 puntos porcentuales a lo proyectado.

La ley fue aprobada por 27 votos a favor, de los bloques oficialistas y de las bancadas del PI-Protectora  y 20 negativos de los bloques PJ, Unidad Ciudadana, Juan D. Perón, Eva Perón y FIT. Aunque PI-Protectora votó a favor de la iniciativa del Ejecutivo en general, luego anunció su posición en contra de los artículos relacionados con la renegociación de la deuda.

De esta manera, la media sanción de Diputados no incluye los artículos 37; 38; 39; 40 y 41, que pertenecían al Capítulo V del proyecto remitido por el Ejecutivo y que necesitaban dos tercios de la Cámara para ser aprobados y que no fueron conseguidos por el oficialismo.

Golpeado por el resultado legislativo, el gobierno provincial indicó deberá reducir 30% la inversión pública, porcentaje que será destinado para afrontar el pago de la amortización de la deuda. Esto significa que la financiación del plan de inversión pública de $12.512 millones (destinada fundamentalmente a Vivienda, Seguridad, Educación, Salud, Energía, Transporte e Infraestructura Vial) será de $8.816 millones en 2019, implicando la misma participación porcentual en el gasto total de 2017 (7%), informaron desde el ejecutivo.

La Ministra de Hacienda, Paula Allasino, defendió el roll over y explicó que “significa volver a financiar una deuda, es decir cambiar una deuda por otra, manteniendo los niveles de endeudamiento constantes. Es un pedido que se hace todos los años para depurar deuda que se tomó en momentos complicados y en condiciones desfavorables para Mendoza”.

También se refirió al artículo el ministro de Economía, Martín Kerchner, que acusó de “irresponsables a la oposición” al tiempo que pidió al peronismo “que nos diga qué obra frenamos”.

Entre las voces disidentes, Macarena Escudero (FIT), dijo que el voto negativo de su bancada se debió a que “la provincia sigue perdiendo y los empresarios siguen ganando. La provincia tiene una inflación más alta que la Nación”, a lo que agregó que “no hay superávit, hemos vivido de las deudas. Si tuvieran superávit no tendrían necesidad de refinanciar”.

A su turno, Jorge Tanús, de Unidad Ciudadana, justificó su voto negativo al advertir los datos arrojados “luego de un estudio profundo y oportuno presentado el lunes por la senadora nacional Anabel Fernández Sagasti le muestra a los mendocinos que este gobierno incrementó la deuda pública de Mendoza en los últimos 3 años, según datos aportados por el propio gobierno”, explicó el legislador.

Comentarios