El Gobierno confía en que la subida del dólar no complique el presupuesto

Aseguran que la deuda contraída en 2016 quedará “holgadamente” cubierta por las previsiones oficiales. Temor en el Senado por el largo plazo y la inflación creciente.

El Gobierno salió a tranquilizar a representantes del Senado por la crecida de la cotización del dólar y su impacto en la deuda contraída por la Provincia. Se trata de US$ 500 millones pedidos en mayo de 2016 para salvar los desequilibrios fiscales heredados de la administración kirchnerista de Francisco Pérez.

La falta de crecimiento y la inflación imparable a nivel nacional complican el panorama de recuperación y el temor por su impacto en las cuentas públicas. De hecho ayer el Banco Central tuvo que salir a sacrificar la cifra récord de 1472 millones de dólares para contener la divisa que finalmente cerró en $20,55.

La apertura al mercado de capitales producida después de la salida del default motivó en el país y también en Mendoza una toma constante de deuda en moneda estadounidense. En la administración de Alfredo Cornejo esta herramienta fue tomada con cautela y sobre todo apuntada a la compra de maquinaria vial e inversión en infraestructura. Sin embargo, una parte inicial tuvo que ser destinada a la compensación de los desequilibrios fiscales heredados de la administración de Francisco Pérez, que abandonó la Casa de Gobierno sin siquiera poder garantizar el sueldo y el aguinaldo a los empleados estatales.

En especial, la preocupación de los legisladores pasa por los US$ 500 millones tomados en mayo de 2016 a una tasa del 8,37% anual extendido a 8 años. Una deuda que no es menor si se la convierte a moneda local. Según estimaciones realizadas por el Senado en su pedido de informe al Ministerio de Hacienda y Finanzas, con el paso de un dólar inicial de $14,49 en ese entonces a los $20,70 que llegó a valer en marzo de este año, la deuda en pesos pasó de $7.500 millones a $13.350 millones. Un panorama que puede pintarse de negro si se considera que el contexto macroeconómico argentino no muestra signos de recuperación y la inflación sigue sin ser detenida.

No obstante estas previsiones, desde la Dirección General de la Deuda Pública a cargo de Natalia Bruno y la Agencia de Financiamiento administrada por Víctor Fayad, ambos dependientes del MHyF, trajeron tranquilidad a los miembros de la Cámara Alta al asegurar a través de un informe, al que tuvo acceso Diario Vox, que “los servicios de la deuda se mantendrán holgadamente por debajo de los límites establecidos en la ley de Responsabilidad Fiscal”. Además, no se apartan de las “proyecciones plurianuales informadas en la ley de Presupuesto 2018”, que contó con el aval de ambas cámaras y legisladores de los bloques mayoritarios del oficialismo y el justicialismo.

A esto se suma un optimismo generalizado de la actual administración por la recuperación del superávit ya exhibido durante 2017, que permitirá acrecentar la capacidad de pago de la Provincia. Y en caso de ser necesario volver a recurrir a financiamiento internacional “podrán cubrirse con operaciones de Mercado aún en escenarios pesimistas de variaciones adversas en el tipo de cambio nominal”.

Una previsión que se cimenta en un control trimestral del “shock de la deuda”. Se trata de un informe de acceso público que “detalla el shock de la deuda pública provincial tanto en dólares como en pesos y se proyecta su evolución (flujo de fondos en pesos) a lo largo de toda la vida de cada uno de los préstamos. En dicha proyección se realiza una estimación promedio del tipo de cambio, en forma mensual y anual, para la pesificación de las deudas cuya moneda de origen es el dólar”, destaca el informe.

Comentarios