El escritor mendocino inédito José Niemetz ganó el Premio Clarín de Novela 2018

“Tú eres para mí” fue la novela con la que el escritor mendocino obtuvo el prestigioso certamen. La obra es un thriller atípico que incluye guiños a la literatura de Stephen King.

El escritor mendocino José Niemetz obtuvo el Premio Clarín de Novela 2018 con su texto “Tú eres para mí”, elegida por un jurado compuesto por Almudena Grandes, Guadalupe Nettel y Jorge Fernández Díaz entre 421 títulos en una ceremonia que tuvo lugar en el auditorio del Teatro San Martín de la Capital Federal.

Niemetz, un mendocino de 56 años que tiene una librería en el departamento de General Alvear, cuenta en “Tu eres para mí” la historia de Estela, una mujer obesa que es dueña de un vivero de 3000 metros cuadrados.

Presentada bajo el seudónimo de Bovary, la obra es un thriller atípico que incluye guiños a la literatura de Stephen King.

El ganador, licenciado en Letras, recibirá 400.000 pesos (unos 10.000 dólares) y la publicación de su obra por el sello Clarín-Alfaguara.

En la vigésima primera edición de este galardón, el narrador se impuso a textos llegados desde Chile, Colombia, México y Venezuela con una obra que trata sobre el desamor contado a través del erotismo, en un contexto de misteriosos asesinatos.

El jurado consideró a la obra ganadora “una novela con gran inventiva y originalidad” y que “logra crear un mundo propio en el que la naturaleza es casi protagonista, una fuerza misteriosa capaz de encauzarse gracias a los conocimientos ancestrales de las brujas de la familia y también capaz de revelar su gran poder de destrucción”.

“Aborda problemáticas reales, como la de la obesidad, pero en una trama alejada del realismo. Los significantes relacionados con la gordura, la ingesta, la oralidad recorren la novela en distintos planos y se anudan con un resultado de gran coherencia estilística. La voracidad de Estela tiene su correlato en la voracidad de las lombrices productoras de humus y de muerte. También en el sexo, la oralidad es fuente de goce; es un goce voraz y destructor porque supone la muerte del partenaire”, prosigue el fundamento.

“Estela, la narradora de este libro vehemente y desaforado, consigue darle la vuelta al estigma de la obesidad para convertirlo en una forma perversa de disfrutar la vida. Las plantas y las lombrices de su vivero serán sus mejores cómplices. En su primera novela, José Niemetz creó un personaje y una voz que el lector no olvidará fácilmente”, sostuvo la mexicana Guadalupe Nettel, una de las integrantes del jurado.

“Tramas, argumentos, personajes, parábolas, entresijos de las diez novelas finalistas que los jurados hemos devorado con apetito de genuinos lectores. Almudena, Guadalupe y yo nos hemos entregado gozosamente a sus derivas, y luego nos ha costado mucho descartar obras que nos resultaban también sólidas y bien escritas”, indicó por su parte Fernández Díaz.

Durante la gala se otorgó también el Premio a la Trayectoria al pintor Luis Felipe Noé y el Premio Ñ al escritor cubano Marcial Gala por su obra “Intensos compromisos con la nada”.

Comentarios