El español Ray Loriga (Madrid, 1967) ganó ayer el premio Alfaguara de Novela por su obra “Rendición”, que fue escrita, según manifestó el autor, al amparo de “la sombra de Juan Rulfo”.

“Nuestra herencia literaria es riquísima, una fuente inagotable que nos une, nos ampara, nos protege y nos ayuda a todos los que nos interesa este asunto de pensar en algo mientras caminamos”, manifestó Loriga desde Madrid.

“Creo que esta lengua común significa muchísimo por su riqueza, porque no estaríamos aquí sin ella. Yo no sería quien soy sin Juan Rulfo, todo lo medianamente inteligente que hay en mi libro está de alguna manera a la sombra de Juan Rulfo”, destacó el autor. “Rendición” se impuso ante 665 manuscritos, de los cuales 305 fueron remitidos desde España, 107 desde Argentina, 91 de México, 50 de Colombia, 48 de los Estados Unidos, 23 de Chile, 21 de Perú y 20 de Uruguay.

Con “Rendición” se premió “una historia kafkiana y orwelliana sobre la autoridad y la manipulación colectiva, una parábola de nuestras sociedades expuetas a la mirada y al juicio de todos”, sostuvo la mexicana Elena Poniatowska, presidenta del jurado integrado también por Eva Cosculluela, Juan Cruz, Marcos Giralt Torrente, Santiago Roncagliolo y los argentinos Samanta Schweblin y Andrés Neuman.

La novela, que fue presentada con el seudónimo del ex futbolista argentino Sebastián Verón, está escrita “sin caer en moralismos, a través de una voz humilde y reflexiva con inesperados golpes de humor”.