La siderurgia registra una recuperación impulsada principalmente por la mejora del mercado interno.

La actividad de la siderurgia registra una recuperación en los primeros diez meses de 2015, impulsada principalmente por la mejora del mercado interno que registra subas del consumo. En particular, se destaca el aumento de la demanda de electrodomésticos, la construcción y en menor medida de automotores que permiten lentamente volver a exhibir los niveles productivos históricos y salir de la cuarta crisis sectorial de los últimos 10 años, afirma un estudio de IES Consultores.

El volumen producido del sector presentó un panorama dispar en la medición interanual para el acumulado de diez meses de 2015, que llegaron a un descenso del 10,8% en hierro primario y del 7,2% en acero crudo, con 4,25 millones de toneladas, junto con una leve suba del 3,1% en laminados en frío, y una fuerte caída del 9% en laminados en caliente. En el caso del acero, el consumo aparente presentó un ascenso interanual del 8,9% entre los primeros diez meses de 2015, alcanzando aproximadamente unas 5,15 millones de toneladas. El alza estuvo abastecida principalmente por un aumento de las importaciones, principalmente por el aumento en las compras externas de chapas laminadas en caliente.

“El escenario para 2016 se presenta complejo para el sector siderúrgico, con una economía doméstica en leve crecimiento respecto a 2014. En lo que respecta a los sectores demandantes, el escaso dinamismo de los sectores automotriz y petrolero contrasta con la incipiente y gradual recuperación que muestra la construcción y los bienes durables. En cuanto al sector externo, luego del impacto negativo de la caída del precio del petróleo en el sector siderúrgico, no se avizoran cambios significativos en el corto plazo”, afirma Carlos Guberman, de IES Consultores.