El “castigo” a Mendoza obligaría a pagar $160M

La Nación no incluyó a la provincia en la prórroga del pago de la deuda, por el conflicto por la ley petrolera; El dinero se descontaría automáticamente; Esperan que la prórroga se concrete.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner firmó ayer acuerdos de reprogramación de las deudas que las provincias tienen con la Nación. Pero, además, envió un mensaje político a través de esa medida: en la lista de provincias beneficiadas fueron exceptuadas Mendoza y el resto de los estados petroleros “rebeldes”, que se oponen a la modificación de la ley de hidrocarburos que propone Casa Rosada. Ese acuerdo le permite a las provincias incluidas zafar de pagar los vencimientos de las deudas que tienen con la Nación y patearlos para adelante. El perdón temporal se firma trimestralmente y hasta acá Mendoza había sido parte del “pelotón” de beneficiados. Esta vez, le pusieron un freno. Las provincias beneficiadas fueron 13 y quedaron 4 en espera. Entre ellas están justamente Mendoza y el resto de las que se plantaron ante YPF y la Nación para no ceder derechos sobre el petróleo.
La provincia espera prorrogar pagos por 160 millones de pesos aproximadamente, según informaron oficialmente desde el Poder Ejecutivo. Si la Nación no accede, ese dinero se descuenta automáticamente de los fondos de coparticipación que se transfieren cada mes.
Por ahora, explican desde el Poder Ejecutivo, no hay nada confirmado. Esperan el llamado desde Buenos Aires para firmar la prórroga, pero saben que eso depende de voluntades políticas. Mientras tanto tampoco hay avisos sobre la ejecución de la deuda. Los pagos son automáticos, pero están en pausa. Aunque desde Hacienda aseguran que son 160 millones de pesos los que buscan prorrogar, a principio de año ya se habían pateado vencimientos por más de 300 millones, según la información brindada en ese momento.
Mendoza se sumó al grupo de provincias que se oponen al proyecto de reforma de la ley de hidrocarburos que proponen la Nación e YPF. Los mendatarios aseguran que pierden potestad y derechos sobre los recursos. En cambio apuntan a una propuesta alternativa, que aún no es negociada.
Un antecedente
No es la primera vez que la Nación presiona a Mendoza con la deuda. Durante la gobernación de Celso Jaque desde Casa Rosada dejaban de lado a la provincia del plan de reestructuración de deudas debido a la demanda que se había realizado ante la Corte por la promoción industrial. Se trata de un conflicto que llevó décadas y que durante esos años había renacido por el relanzamiento de los beneficios por parte de la Presidenta. Con la presión de los empresarios perjudicados, Mendoza recurrió a la justicia, pero le duró poco.
El entonces Gobernador desistió del reclamo judicial para poder ingresar al programa de desendeudamiento, en un momento en el que las cuentas apretaban. De hecho ese acuerdo especifica que las provincias beneficiadas no pueden tener conflictos judiciales. El otro punto del acuerdo es el monitoreo de las cuentas públicas por parte del Ministerio de Economía de la Nación.

Comentarios