Un hombre camina a través de una nube de polvo cerca de los rascacielos de oficinas recién erigidos en Beijing, China.