El gobierno británico de la primera ministra Theresa May anunció ayer que el próximo 29 de marzo comenzará con el proceso para separarse de la Unión Europea (UE) y la aplicación del artículo 50, que activa oficialmente el trámite.

Un portavoz de la residencia oficial indicó que la jefa del Gobierno comparecerá ante el Parlamento ese mismo día para informar que ha invocado el artículo que inicia el proceso formal de negociaciones para la salida del bloque europeo.

La líder conservadora, está completando la carta que remitirá a Bruselas y que está previsto que llegue a su destino el miércoles de la próxima semana. Tras recibir esta misiva, el Consejo Europeo aprobará las llamadas líneas de negociación con Londres. A partir de ahí, la Comisión enviará un mandato de diálogo que los jefes de Estado deberán refrendar para que sea el Ejecutivo quien lleve la voz cantante en el proceso de divorcio. Según fuentes de Downing Street, se espera que este periodo de conversaciones termine con la retirada del Reino Unido de la UE el 29 de marzo de 2019, casi tres años después de que los británicos votasen en un referéndum a favor de salir del “club” comunitario.