El partido estaba previsto que se juegue en el Mario Alberto Kempes de Córdoba, pero la construcción de una autopista en esa zona de la ciudad complicó los accesos y produjo muchos escombros que podían alterar la seguridad.

La Supercopa Argentina que deben disputar Boca y River, como campeones de la Liga y la Copa Argentina de la temporada pasada, cambiará de escenario y se disputará el próximo miércoles 14 de marzo en el estadio “Malvinas Argentinas” de Mendoza.

El partido estaba previsto que se juegue en el Mario Alberto Kempes de Córdoba, pero la construcción de una autopista en esa zona de la ciudad complicó los accesos y produjo muchos escombros que podían alterar la seguridad.

“A los organismos de seguridad le preocupan las obras, hay muchos escombros en las zonas aledañas, y aparte el campo de juego no está 10 puntos. Si se mejora esto se jugará ahí, en Córdoba, si no, se hará en Mendoza”, había dicho el presidente de AFA, Claudio Tapia, en declaraciones a Radio La Red.

Incluso el “Chiqui” Tapia reconoció en la puerta de la AFA que la sede de Mendoza será la encargada de recibir el espectáculo deportivo y descartó la idea de la implementación del VAR. “No creo que sea necesario aplicar la tecnología para un partido”, dijo.

Lo cierto es que Boca, ganador del torneo local, y River, ganador de la Copa Argentina, lucharán mano a mano por un título por segunda vez en la historia. La anterior, en 1976, quedó en manos del “Xeneize” por un gol de Rubén Suñé. La edición anterior de la Supercopa argentina se disputó el 4 de febrero de 2017, y Lanús superó al “Millonario” en La Plata por 3 a 0 con goles de Lautaro Acosta, Nicolás Pasquini y José Sand.