Lo anunció la entidad a través de un comunicado en el que también admitió que la inflación de diciembre será alta debido al aumento de los precios regulados, en especial el gas y la electricidad.

El Banco Central redujo su tasa de política monetaria 75 puntos básicos, es decir, a 28%, indicó en un comunicado en el cual destacó que la inflación se “encarriló” a pesar de que el IPC de diciembre dará un fuerte salto.

En el comunicado, la entidad monetaria conducida por Federico Sturzenegger anunció que “si bien se estima que el IPC de diciembre reflejará el fuerte aumento de precios regulados (en especial, gas y electricidad) y cierta incidencia directa de esos precios en la inflación núcleo, en la visión del BCRA el proceso de desinflación se ha encarrilado a lo largo del último semestre”.

En ese sentido, el comunicado indicó que “la inflación núcleo de los últimos tres meses se ubicó, en términos anualizados, cerca del 18% y los datos de alta frecuencia indican que esta dinámica favorable persistió a lo largo del mes de diciembre y en los primeros días de enero”.

El recorte fue menor al esperado por el mercado, donde hoy el dólar minorista retrocedió dos centavos y cerró a 19,31 pesos, mientras el mayorista cayó por debajo de los 19 pesos y se vendió a 18,98.

Para el ente monetario, “una baja en la tasa de interés de referencia evita que se incremente el sesgo contractivo de la política monetaria”. A pesar de ello, el organismo advirtió en su anuncio que “será cauteloso en la adecuación de la política monetaria al nuevo sendero de desinflación”.

“Esa moderación en el sesgo contractivo sólo podrá sostenerse en el tiempo en la medida en que la evolución de la desinflación sea compatible con la trayectoria buscada”, señaló finalmente el Central.

Cabe recordar que estos cambios en la política monetaria tuvieron su génesis el 28 de diciembre, cuando Sturzenegger, y los ministros de Finanzas, Luis Caputo; de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, anunciaron que las metas inflacionarias ya no serían de entre  8 y 12 por ciento anual  para 2018 y del rango de 3,5 y 6,5 para 2019. Los nuevos objetivos son un tope de 15 por ciento este año y de 10 por ciento el año próximo, con una meta de 5 por ciento de inflación anual en 2020.