Diputados aprobó la reforma del impuesto a los Bienes Personales

La nueva normativa impulsada por el oficialismo exime de este tributo a los inmuebles utilizados como vivienda única familiar valuados en menos de 18 millones de pesos.

La Cámara de Diputados aprobó ayer la reforma al impuesto de Bienes Personales, que exime del pago de este tributo a los inmuebles utilizados como vivienda única familiar valuados en menos de 18 millones de pesos.

Con 125 votos a favor, 65 en contra y 27 abstenciones, se logró la sanción definitiva, al tiempo que Cambiemos cumplió con el compromiso que había asumido con el sector del PJ dialoguista que encabeza Miguel Pichetto, que le había dado los votos para la aprobación del Presupuesto en el Senado a cambio de una serie de concesiones.

La elevada cantidad de abstenciones obedece a la postura que fijó el Frente Renovador, un sector del bloque Justicialista, el bloque Evolución de Martín Lousteau e incluso el diputado de la Coalición Cívica Javier Campos. El dictamen convertido en ley en Diputados, al aceptar los cambios del Senado, fija un mínimo no imponible de dos millones con los cuales recién se pagará la tasa por encima de ese monto.

De esta manera, los bienes de entre dos y tres millones pagarán una tasa del 0,25 %; aquellos que superen los 3 hasta los 18 millones, 7.500 pesos y un tributo del 0,50 por ciento sobre el excedente de tres millones de pesos. Mientras, los bienes que superen los 18 millones de pesos pagarán 82.500 pesos y una tasa de 0,75 %, que se calculará sobre el excedente de 18 millones de pesos.

Al abrir el debate, el presidente de la comisión de Presupuesto, el macrista Luciano Laspina, afirmó que “este proyecto se inscribe en el acuerdo suscripto entre el gobierno nacional y los gobernadores para compensar a las provincias, ya que se van hacer cargos de los subsidios al transporte y a la tarifa social”.

La legisladora Fernanda Vallejos, del FpV-PJ, en tanto criticó al proyecto y al oficialismo y sostuvo: “Apurados por el FMI nos proponen un nuevo parche para recaudar algunos pesos y sostener los intereses de la deuda, es un impuesto en contra de la casa media trabajadora”, sostuvo.

A continuación, Axel Kicillof dijo que no acompañará el texto ya que “plantea cobrarle a los sectores medios el impuesto a los bienes personales, como una forma de pasar la gorra o rascar la olla. Este es el final de la estafa electoral contra la clase media”, criticó. “Los sectores medios ya están liquidados, ya no pueden seguir pagando impuestos”.

Comentarios