Se trata pistolas 9 mm, revólveres de doble acción y escopetas. Fueron enviadas a la ANMAC para su trituración y fundición. Qué hacer con las armas en desuso o encontradas.

Un total de 2.291 armas reglamentarias en desuso por la Policía de Mendoza serán trituradas y fundidas por la Agencia Nacional de Materiales Controlados dependientes del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos que dirige Germán Garavano. Los elementos habían sido dados de baja a mitad de año y puestos a disposición para su destrucción. Este procedimiento garantiza que el material de descarte se acumule en las dependencias públicas o caiga en manos de inescrupulosos que la empleen para actividades delictivas.

De acuerdo a la Resolución Nº 1644 del Ministerio de Seguridad de Mendoza, el 5 de junio de este año se dio de baja un lote de 2.417 armas de fuego. Entre éstas se contaban pistolas 9 mm semiautomáticas (Taurus y Bersa), revólveres de doble acción (Colt, Galand y Smith & Wesson), escopetas de repetición (Ithaca y Bataan), escopetas semiautomáticas (UC Browning 2000). Además de restos de otras armas que se encontraban incompletas.

Sin embargo, no todas fueron recibidas por el órgano nacional (Resolución 89/2017 ANMAC). Esto se debe a que 8 de éstas poseen solicitudes de secuestro vigente, por estar involucradas en causas judiciales, por lo que se han reservado hasta tanto se resuelva el impedimento legal o administrativo que obsta a su destrucción. Otras 3 carecían de documentación suficiente para proceder a su destrucción. A las que se suman 169 que directamente nunca llegaron.

Tal como lo indica la Ley 27.192 de Creación de la ANMaC, el armamento enviado a la Nación será destruido a partir de un proceso que consta de una trituración mecánica, seguido de la fundición del material resultante para su posterior reutilización industrial. Este mecanismo no sólo garantiza la eficiencia del procedimiento, sino que también favorece la sustentabilidad en relación con el medio ambiente.

Además de la destrucción de los materiales controlados que sean entregados, secuestrados, incautados o decomisados, el ANMAC tiene como objetivos la reducción del circulante en la sociedad civil, colaboración en la investigación y persecución penal de los delitos relativos a las armas de fuego, municiones y explosivos, y controlar tanto la fabricación como la venta.

Preguntas frecuentes

¿Qué se debe hacer con armas heredadas?

Deben declararse ante este organismo y regularizar su tenencia. Dicha tenencia puede ser solicitada por uno de los herederos o por un tercero, en el caso de que decidieran venderla, cederla, etc. Si el arma no estuviera registrada en el RENAR, deberán solicitar su reempadronamiento. Ambos trámites se realizan en forma conjunta.

¿Qué hacer si pierdo o roban mi arma?

Deberá realizar la denuncia ante la policía o autoridad pertinente y ratificarla ante el RENAR, dentro de las 48 horas de producida la pérdida o el robo.

¿Cómo se da de baja un arma?

Se debe entregar el arma en el RENAR o en alguna de sus delegaciones. El organismo emite una constancia de entrega y registra la baja del arma en el legajo del usuario. El trámite es gratuito. También se puede entregar ante la autoridad local de fiscalización o en los registros provinciales y sus dependencias, y tramitar la baja ante el RENAR mediante la presentación de la constancia de entrega.

¿Qué hacer si encuentra un arma?

Se deberán tomar las precauciones necesarias para evitar accidentes, dado que la misma puede encontrarse cargada. Posteriormente, se deberá dar aviso a la comisaría más cercana para que intervenga en el hecho.