Desplazaron al juez de la causa de aportes truchos de Cambiemos

Sebastián Casanello fue removido de la causa por el presidente de la Cámara Federal, Martín Irurzun. Relaciones peligrosas.

La causa que investiga los aportes “truchos” en las filas de Cambiemos en 2015 y 2017 es una de las más documentadas que se haya visto.

Consta de varias veintenas de testimonios en primera persona, justamente de aquellos que aparecen como supuestos “dadores” de dinero sin haber aportado un solo centavo.

Sin embargo, hasta ahora solo aparecen intentos por evitar que se avance en la sustanciación de ese expediente.

La primera movida se dejó ver a principios de agosto de 2018, cuando la Procuración General de la Nación separó al fiscal Hernán Schapiro, quien venía llevando adelante la investigación desde que estalló el escándalo. Por si fuera poco, el mismo organismo decidió que la causa avance con un fiscal del fuero civil. Ello tiene una sola traducción: no se buscan condenas penales ni prisión para nadie.

Quien impulsó la movida fue Eduardo Casal, procurador interino y ariete del macrismo en todo lo que fue la discusión por los tarifazos. Dicho sea de paso, también supo despuntar en tiempos del menemismo como socio del procurador de entonces, Ángel Agüero Iturbe, fuerza de choque del narcolavador Alfredo Yabrán.

Como sea, en las últimas horas ocurrió una nueva movida en torno al expediente de los aportantes falsos: la Cámara Federal porteña decidió apartar al juez federal Sebastián Casanello.

Quien decidió que ello ocurriera es el presidente de la Cámara Federal, Martín Irurzun, el mismo que a principios de octubre del año pasado se juntó con Fabián “Pepín” Rodríguez Simón, uno de los dos operadores más relevantes de Mauricio Macri. ¿Se habrá cocinado esta decisión en ese encuentro? Imposible saberlo.

Para Irurzun, el trabajo de Casanello “se presenta errático” y “el sendero que ha transitado no sólo ha aportado aún más confusión al trámite de este proceso sino también al de aquellos que se encuentran en conocimiento de la jurisdicción provincial, dificultando de ese modo el correcto ejercicio de la jurisdicción”. En buen romance, ninguna objeción en particular, solo una excusa para removerlo.

Comentarios