Desde la cárcel, Leonardo Hisa habló sobre el crimen de Norma Carleti

A más de un año del asesinato, ¿mató o no mató a su esposa? ¿Qué dicen los familiares de Carleti? “Sé que me están acusando a mí, injustamente”, dijo Hisa desde la prisión.

En la madrugada del 5 de marzo de 2018, la empresaria Norma Carleti fue brutalmente asesinada en su casa de Almirante Brown y República de Siria, en el centro de Tunuyán. El principal acusado es su marido Leonardo Hisa, como supuesto instigador.

El hombre, que fue entrevistado por el portal Infouco, se negó a admitir su inocencia: “Yo no soy el que tiene que decir eso. Lo debe dictaminar la justicia. Sé que me están acusando a mí, injustamente. Lo mismo le puede estar sucediendo a otras personas. Creo que no me corresponde opinar al respecto. Es la justicia la que se encargará”, sostuvo el hombre.

Acto seguido, puntualizó sobre supuestas contradicciones en torno a lo que dicen los medios sobre su persona: “Se dijo que la noche anterior al hecho yo hablé con Kevin, pero se probó que era mentira porque nunca hablé con los hijos de Juan Carlos. Como siempre sostuve, hablé con Juan Carlos y a su teléfono celular. No tengo ningún llamado de los hijos de Juan Carlos; Se dijo que había estado en casa de Norma la noche de su asesinato, pero se comprobó que estuve en mi casa. Están las pruebas en el expediente; la querella dijo que había estafado a Norma en la sociedad que teníamos en común, que era Las Lomas, y también se probó que era falso. Los peritos no encontraron nada; Se dijo, también, que yo quería la prisión domiciliaria para escaparme, y como podrán observar, no ha sucedido ni sucederá; últimamente han dicho que no me ha servido de nada la domiciliaria porque no me he recuperado en cuanto a peso ni mentalmente, pero en realidad he subido de peso y mentalmente estoy mejor”.

Finalmente, Hisa sostuvo que “más que la sociedad, me empezaron a acusar los familiares de Norma, la misma noche de su muerte, y sin siquiera saber qué había pasado. Al principio me dolió muchísimo. Luego uno se va a acostumbrando y se da cuenta de que lo más importante es lo que piensan los seres queridos, familiares y amigos. Cuando me refiero a los familiares de Norma que me acusaron esa misma noche, excluyo a los hermanos varones. Los hermanos varones de Norma, nunca me faltaron el respeto”.

Comentarios