Denuncian vaciamiento de las escuelas técnicas

Cuestionan los nuevos títulos. Temen que haya docentes que se queden sin horas. En algunos casos eliminaron especialidades técnicas. El Gobierno promete que “nadie perderá las horas”.

Por Sofía Fernández

La implementación del nuevo secundario genera dudas. La Dirección General de Escuelas difundió los planes de estudio y los títulos que las escuelas entregarán. Por ello muchos docentes quedarán en disponibilidad. Los directivos y docentes de escuelas técnicas salieron al cruce porque, aseguran, las vaciarán de contenido.

Según denunciaron, las escuelas técnicas que ofrecían un título de tecnicatura al egresar, deberán adaptar sus planes de estudio a nuevas modalidades. La polémica surge cuando a nivel oficial se aseguran que quieren potenciar la educación técnica.

Desde la escuela Raúl Scalabrini Ortíz, de Godoy Cruz, denunciaron que quieren eliminar una orientación. Hasta ahora los alumnos tienen la opción de elegir por la modalidad de Economía y Gestión de las Organizaciones, o Producción de Bienes y Servicios, con orientación Auxiliar en Química Industrial Alimenticia. Esta última especialidad mencionada desaparecería y pasaría a ser una orientación en Ciencias Naturales. Si bien el colegio dejó de ser técnico, la escuela cuenta con una fábrica en la que se les brinda talleres a los alumnos en contraturno. Allí producen aceitunas, tomates, pickles, cremas, perfumes, licores, entre otros productos, y todo esto desaparecería con la implementación de esta nueva medida.

Similar es la situación en la  Bernardo Houssay de Ciudad, en la que se perdería la modalidad de Farmacia y Laboratorio. “Es muy difícil comenzar el año así, hay docentes que quedarán sin horas”, comentaron desde el establecimiento.

Como estas dos instituciones hay muchas más. Gustavo Mémoli es docente del taller de Electricidad en la escuela Capitán Daniel  Manzotti de Las Heras y comentó a Diario Vox que la situación es crítica. “El gobierno no sabe a qué tipo de educación apuntar, si quiere un país industrial no puede atentar contra la escuela técnica”.

Ayer hubo una reunión en el Senado para evaluar la situación. Pero no estuvo presente el representante de la DGE. La titular de la DGE, Inés Abrile de Vollmer, minimizó el conflicto y se mostró optimista al afirmar que “tenemos contenidos más actualizados, con metodologías de trabajo más actualizadas”. “Ningún docente pierde una sola hora cátedra”, aseguró la Directora en diálogo con radio Mitre.

Laura Fretes, del Raúl Scalabrini Ortíz, aseguró que el problema reside en que ellos no pueden adaptar su modalidad a las propuestas en las planillas, ya que los planes de estudio no condicen y terminarían ofreciendo una propuesta totalmente distinta a la elegida por los alumnos en un comienzo. “Deberían dejarnos pasar a ser de nuevo una escuela técnica, o no sacarnos la posibilidad de que los estudiantes salgan con un título”, afirmó la mujer.

Además comentó que los chicos serían los más perjudicados con el cambio porque los talleres “estamos dando un arma para que se defiendan en la sociedad”.   

Comentarios