El gobierno decretó la emergencia apícola en la provincia por las contingencias climáticas que afectaron las principales zonas productoras de miel.

El gobierno de Mendoza decretó la emergencia apícola en la provincia por las contingencias climáticas que afectaron las principales zonas productoras de miel y provocaron pérdidas de entre 70% y 80%, según el Consejo de Apicultores.

La norma lo prevé para el período que abarca desde el 1 de enero de 2017 hasta el 31 de diciembre de 2018, informó el gobierno mendocino.

“Las numerosas contingencias climáticas que afectaron las floraciones de plantas nativas de las principales zonas polinectaríferas de la provincia son el principal inconveniente con el que se enfrentan los productores apícolas durante esta temporada”, fundamentaron a través de un comunicado.

Y añadieron que ”la situación se desencadena debido a que el ingreso de néctar a las colmenas ha disminuido notablemente, lo que da como resultado una muy pobre cosecha de miel”.

En ese sentido, según las estimaciones del Consejo de Apicultores, las pérdidas en la producción rondan entre 70% y 80%.

Por esto, y atendiendo la solicitud de los apicultores, el Gobierno provincial determinó declarar el estado de emergencia agropecuaria apícola, a través del decreto 341, del 1 de enero de 2017 al 31 de diciembre de 2018.

Según la fundamentación del pedido, tanto las heladas tardías de setiembre, en plena etapa de crecimiento poblacional de las colmenas, como algunos eventos de viento zonda con baja humedad por períodos prolongados, sumado a las altas temperaturas de noviembre, dañaron irreparablemente la flora melífera de la provincia.

Desde el Gobierno informaron que en febrero el subsecretario de Agricultura y Ganadería de la provincia, Alfredo Aciar, escuchó las necesidades del sector y comenzó el camino administrativo para esta declaración.