De la gloria a la cárcel: Baldomir, condenado por violar a su hija

El ex boxeador, campeón del mundo de los welter en el 2006, recibió 18 años de prisión por abusar de su hija menor de edad en repetidas ocasiones.

Ocasiones Un tribunal de Santa Fe condenó ayer al ex campeón de boxeo argentino Carlos “Tata” Baldomir a 18 años de prisión efectiva por haber abusado sexualmente de su hija en reiteradas ocasiones cuando era menor de edad.

El tribunal anunció ayer la condena a Baldomir, quien asistió al veredicto esposado y con una remera blanca con la palabra “Triumph” (triunfo, en inglés).

El ex pugilista de 48 años que se consagró campeón mundial de la categoría welter en el Madison Square Garden de Nueva York el 7 de enero de 2006, permanece detenido desde finales de 2016, cuando su ex esposa y madre de la víctima radicó la denuncia ante el Centro de Orientación a la Víctima de Violencia Familiar y Sexual de Santa Fe.

El fiscal Federico Grimberg dijo tras conocerse el veredicto que “estamos muy conformes con la condena porque habíamos solicitado una pena de 20 años por las calificaciones legales y la pena es de 18 años”.

Con respecto a las evidencias por las que los jueces condenaron a Baldomir, el fiscal advirtió que “no hubo una sola prueba que haya sido crucial sino que fue un plexo probatorio, en sentido amplio, toda la prueba fue fundamental para poder llegar a una sentencia de condena”.

Las pruebas incluyeron una conversación telefónica con una testigo desde la cárcel en la que estaba detenido.

El fiscal sostuvo que tanto el MPA (Ministerio Público de la Acusación) como la Unidad de Violencia de Género, Familiar y Sexual “siempre tuvimos en cuenta los tiempos de la víctima y, sobre todo trabajamos para no revictimizarla”.

Desde su detención en la ciudad bonaerense de Junín, donde vivía y trabajaba en un gimnasio, la Justicia le negó al ex campeón de boxeo tres pedidos de excarcelación y lo mantuvo alojado en la Cárcel de Las Flores, de la ciudad de Santa Fe.

Baldomir fue hallado culpable de “abuso sexual con acceso carnal calificado y abuso sexual gravemente ultrajante calificado”, por haber sometido a su hija en reiteradas ocasiones cuando ella tenía entre 8 y 9 años.

Los abusos ocurrieron en la casa familiar que compartían en la ciudad de Santa Fe, en un auto donde viajaban junto a otros familiares después de una cena, y en su vivienda de Junín durante las vacaciones de verano, de acuerdo a lo ventilado en el juicio.

Comentarios