Cristina: “Si me pasa algo no miren a Oriente, miren al Norte”

Con esa frase la mandataria dejó entrever que Estados Unidos podría atentar contra su vida. También habló en duros términos del fallo del juez Griesa, que puso a Argentina en desacato.
En un encendido discurso, la presidenta Cristina Kirchner embistió ayer nuevamente contra el “juez municipal” Thomas Giresa, a quien calificó de “senil” y consideró el desacato como “un disparate nunca visto”.
En su mensaje, que se extendió por cerca de una hora y media, también aseguró que si le “pasa algo”, “no miren a Oriente, miren al Norte”, en relación con las supuestas amenazas recibidas de parte del Estado Islámico.
En desacato
La decisión de Griesa fue el blanco de las críticas más duras de Cristina, quien consideró que “nunca se ha llegado tan lejos en el disparate”, y denunció que “quieren tirar abajo la reestructuración de la deuda”.
“El desacato confirma lo que vengo afirmando, el desacato es justo el día anterior al que tenemos que hacer el segundo” pago de la deuda, afirmó la Presidenta, que consideró que “quieren tirar abajo la reestructuración para que volvamos a deber miles de millones de dólares”.
Advirtió, además, que no le sorprendería que “en 20 días nos pongan sanciones económicas o que me quieran poner presa cuando vaya a Nueva York”. “Voy a ir igual, les aclaro”, señaló Cristina en un acto en Casa de Gobierno donde anunció la creación de la Secretaría de Hábitat y un plan para urbanizar 100 villas.
La Presidenta también se refirió a la misiva enviada por lembajada estadounidene “avisándoles que pasan cosas terribles en la Argentina” y sostuvo que “es una inmensa provocación” en la que aseguró que no va a caer.
“Es una provocación, una inmensa provocación en la que no voy a caer”. “Si uno lee las cosas que enumeran la carta parece una cronología de lo que aparece todos los días en los medios de comunicación o en los diarios, denuncian también el uso de drogas, el Departamento de los Estados Unidos denuncia en Argentina el uso de drogas. Como dice siempre dice Aníbal (Fernández) esa frase, ¿y Boston?”, continuó.
La mandataria analizó que se trata de una provocación que podría tener como objetivo que la Argentina, como reacción, expulse al encargado de negocios que se encuentra al frente de la Embajada de los Estados Unidos, Kevin Sullivan, quien días atrás había dicho que “era importante que Argentina salga del default lo antes posible”.
Dirigiéndose a los sindicalistas, Cristina les advirtió que hay quienes “están presionando con la devaluación para licuar los convenios colectivos de trabajo que ustedes han logrado con más del 30 por ciento”.

Comentarios