Quitará los celulares a funcionarios de menor jerarquía y prohibirá nuevas contrataciones o adicionales. El que no cumpla deberá responder de su propio bolsillo.

El gobernador Alfredo Cornejo avanza en su segundo plan de reestructuración del gasto público con una importante reducción de costos. Por segunda vez desde que asumió en diciembre de 2015, se propone prohibir la contratación de personal, vehículos y maquinarias que no sean estrictamente necesarias. Además habrá límites más estrechos para la asignación de adicionales y horas cátedras. También se quitarán los teléfonos celulares a funcionarios de menor jerarquía.

Pese a haber ganado las elecciones legislativas en octubre pasado, la administración de Cambia Mendoza se encuentra lejos de relajarse, ya que el mandatario provincial los insta nuevamente a que todos se “ajusten el cinturón”.

La idea es avanzar con una dieta “sin permitidos”, con la que pueda concretar el plan de gobierno planteado durante la campaña, que promovía la eliminación de costos que no tengan una relación directa con servicios, para volcar los excedentes a la concreción de obras de infraestructura.

Como ya lo hizo durante el primer bienio de su gestión, se propone continuar con la reducción de la planta estatal -permanente y temporaria-, que al final del ciclo de Francisco Pérez ascendía a 120 mil personas. Junto con la congelación de vacantes y el acceso únicamente por concurso, se suma ahora la imposibilidad de celebrar nuevos contratos de locación.

Pero no es lo único, tampoco se podrán solicitar adicionales de mayor dedicación, ampliación horaria y horas cátedras para empleados de planta, salvo por casos especiales que consigne como necesarios la Dirección General de Escuelas. A esto se suma que los directores de administración deberán ayudar a quienes estén en condiciones de jubilarse a concluir con el proceso lo más rápido posible.

Los bienes de capital correrán la misma suerte. Esto quiere decir que ningún ministerio, organismo descentralizado o ente podrá requerir el alquiler de más vehículos o maquinarias. Cabe recordar que durante 2017 la Provincia adquirió maquinaria vial, que permitirá que organismos como Vialidad Provincial y la Dirección de Hidráulica cuenten con lo necesario para operar sin la necesidad de recurrir a terceros.

Otro punto que se destaca es la eliminación llana y pareja de los celulares a funcionarios de menor jerarquía y empleados estatales, para los cuales su uso no forme parte de sus tareas. Aquellos que no cumplan con estos requisitos tendrán 30 días para devolver los aparatos.  A principio de 2016,  se eliminaron 2.800 líneas móviles, lo que se tradujo en un ahorro de $1.800 millones, que espera seguir  incrementándose.

El que no cumple, paga

Las nuevas normativas cuentan con una cláusula de excepción para satisfacer hacer frente a refuerzos en casos de emergencias. Sin embargo, para acceder el encargado de órgano deberá fundamentar ante el mismo gobernador sobre su carácter de “imprescindible”. Aún así, deberá contar además con el aval del ministro de Hacienda y Finanzas, Lisandro Nieri, que determinará si existen o no los fondos o recursos que se puedan afectar para tal caso.

En caso de que no se cumpla con todos los requisitos detallados, el decreto (firmado por Cornejo y todos sus ministros), el agente deberá responder con su propio patrimonio (sueldo) por los gastos ocasionados al erario público.