Cornejo apoyó a policías mendocinos que mataron a delincuentes

“El procedimiento fue el adecuado”, dijo el Gobernador sobre nueve casos ocurridos en la provincia. Sin ese apoyo “no podemos pedir prevención y tranquilidad”, determinó.

Este jueves, Alfredo Cornejo presentó a la primera mujer Comisaria general de la Provincia, Cecilia Argones, quien se ha desempeñado en distintas dependencias como comisarías, Bomberos, Licencia de Conducir y Sanidad Policial, entre otros destinos.

Dicho sea de paso, Cecilia Argones se desempeñará como jefa de la Distrital de Seguridad, cargo que dejará el comisario general Oscar Flores, quien será el nuevo jefe operativo de la Policía de la provincia.

En ese contexto, el gobernador de Mendoza aprovechó para manifestar: “Cuando asumimos teníamos una escasa cantidad de policías auxiliares y una gran cantidad, más precisamente 35 policías en cargos altos. En provincias como Córdoba se tienen entre 6 y 8 comisarios, en tanto, nosotros teníamos más de 60 comisarios inspectores y hoy tenemos sólo 30, la mitad”.

Y como quien no quiere la cosa, el jefe de Estado provincial reivindicó a puntuales uniformados: “Hay 9 policías que han matado a nueve delincuentes, lamentamos esas muertes, pero esos nueve policías no han sido ni imputados, ni condenados, porque el procedimiento fue el adecuado, y los apoyamos, porque si no apoyamos a nuestra policía, no podemos pedir prevención y tranquilidad”.

Lo hizo en consonancia con el gobierno nacional, principalmente en el marco de lo ocurrido con el caso del policía Chocobar, quien no solo fue respaldado por la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, sino también por el presidente Mauricio Macri.

Como sea, Cornejo insistió en describir la mejora en la formación de los uniformados: “Hemos realizado muchos cambios en el Instituto de Seguridad Pública (IUSP) y vemos grandes resultados con mejores rendimientos, en materia de armas y entrenamiento. Con más exigencias y aun así no decae la cantidad de reclutamiento, lo que es bueno”.

También se refirió a las estadísticas, siempre en pos de resaltar la mejora en materia de seguridad: “Seguimos en deuda con los mendocinos, pero hemos tenido mejorías en estos tres 3 años”, destacó. Y añadió que la tasa de homicidios fue de 5,3 cada 100 mil habitantes y es “más baja que la del promedio de la Argentina, que es del 6,6”.

Finalmente, el gobernador puntualizó: “Tuvimos una baja de los robos agravados en un 39% con respecto al año anterior y una baja del 45% con respecto al 2016. La baja surge como producto del plan que pusimos en marcha en el 2015 y que estamos ejecutando. Se trata de los cambios en el Código Procesal Penal con respecto a la prisión preventiva”.

Comentarios