Confederaciones rurales y entidades productivas piden continuar la lucha contra la Lobesia

Al encuentro asistieron entidades productivas. Se pidió recordar los años de reclamos de fondos para combatir la plaga y se puso en valor la ley nacional que destina fondos.

El Programa de Control y Erradicación de Lobesia botrana, que lleva adelante el Gobierno de Mendoza en toda la provincia, fue defendido ayer por actores productivos, en una asamblea que llevó adelante Confederaciones Rurales Argentinas.

Tras el amparo para detener el combate aéreo de la polilla de la vid, los productores pidieron el Gobierno continuar con la tarea. “Los últimos tres años, durante el desayuno de Vendimia que hace la Coviar, hemos pedido a todas las autoridades nacionales, avalados por todas las entidades vitivinícolas de la provincia, fondos para combatir la polilla de la vid. Una y otras vez dijimos que esta plaga se extendió y estaba diezmando nuestra producción”, recordó ante las autoridades y productores agrupados la presidenta de la Federación Vitícola Argentina y vicepresidenta de la Coviar, la ingeniera Hilda Wilhelm.

La representante cooperativista reiteró la necesidad de “que se acabe la Lobesia, que la controlemos. Y no es un trabajo de un año, es de muchos años. Y debemos hacerlo todos los productores, de todo el país y de todos los departamentos. La vitivinicultura es una sola: una plaga que inició en un solo lugar se extendió a toda Mendoza e incluso a otras provincias”, argumentando de esa forma que no pueden quedar fincas sin combatir la plaga.

El enfrentamiento que se produce entre productores y ambientalistas derivó en que la Sociedad Rural del Valle de Uco convocara a productores a una asamblea a la que asistieron autoridades del Gobierno de Mendoza: el jefe de Gabinete del Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía, Alfredo Aciar; el subsecretario de Agricultura y Ganadería, Alejandro Zlotolow, y el presidente del Iscamen, Alejandro Molero, quien expuso todo lo acontecido desde el inicio del programa.

Específicamente, desde Iscamen indicaron que un Comité Técnico Científico analizó y realizó los estudios correspondientes. “Se hicieron pruebas y ensayos a nivel nacional. Nada es improvisado y se tomó en consideración a todas las regiones y demás actividades de la provincia”, remarcó Molero.

Además, afirmó que “estos productos por ser tan específicos valen 5 o 6 veces más de los que adquieren los productores, quienes los aplican de la manera que no es correcta, con máquinas que no son aptas, sin tomar en consideración las precauciones correspondientes”.

Según sostuvieron varias autoridades y productores, ese fue el mayor inconveniente por lo que la plaga se extendió: “Se le entregó material a cada productor y cada uno lo hizo a su forma”. En este punto, se presenta otra situación compleja y es que, en toda la provincia, hay fincas donde la plaga no es tratada, lo que genera que el insecto sobreviva y así se prolongue y expanda la plaga.

“Por lo tanto, no entendemos el motivo de la oposición a desarrollar la campaña de erradicación. Todo lo que se ha hecho es sumamente prolijo, estudiando el caso”, sentenció el funcionario del Iscamen, y remarcó que “escudados en cuestiones ambientales, hay intereses políticos”.

Paralelamente, entidades productivas recordaron que el Congreso aprobó una ley declarando la emergencia fitosanitaria por Lobesia botrana para que el Estado nacional disponga de los fondos para combatir la plaga. La campaña se extenderá por cuatro temporadas y, por primera vez, un presupuesto nacional contiene los fondos comprometidos por ley para combatirla.

Comentarios