Adelantaron que la nueva joyita incorporará una pantalla sensible a la presión y un escáner de iris; aparentemente será lanzado en breve.

Según publicó el Wall Street Journal, el próximo smartphone estrella de Samsung, el Galaxy S7, incorporará tres tecnologías novedosas, que ya están en modelos de sus competidores, pero que parecen destinadas a ser un estándar de la industria.

Primero, incorporaría una pantalla sensible a la presión, como tienen el iPhone 6S y el Huawei Mate S; es decir, detecta, además del tacto del dedo sobre el vidrio, la fuerza que se ejerce sobre él, para activar una función especial. No está claro, no obstante, si logrará la misma integración entre el hardware y el software que tiene el iPhone; al igual que Huawei con el Mate S, la detección de la presión sobre la pantalla es un servicio adicional y Samsung deberá modificar el Android de Google para aprovecharlo.

Segundo, sumará un escáner de retina en el frente del equipo, como tiene el Microsoft Lumia 950 (entre otros) y que será una alternativa de identificación biométrica alternativa al sensor de huella dactilar; permite desbloquear el equipo con sólo mirarlo.

Tercero, sumará un puerto USB tipo C, como tienen ya varias computadoras, tabletas y smartphones, y que ofrece un conector reversible; dependiendo de qué versión de USB tenga (esto es independiente del conector) ofrecería, también, la posibilidad de una carga de la batería más veloz (como tiene el Moto X Play que debutó la semana última en la Argentina, y otros eequipos); permitirá, según el WSJ, cargar toda la batería en media hora.

Cuarto, recuperará la ranura para tarjetas microSD que la compañía eliminó en el último modelo, aunque según el WSJ esto sólo estará disponible en la versión con la pantalla plana y no en la otra (el modelo Edge) que mantendrá los bordes curvos de su antecesor.

Según los rumores, serán cuatro versiones del equipo, como con el S6: la estándar, la Edge, y las versiones Plus de estos dos, con pantallas más grandes. Y será anunciado a fines de este mes (en el Congreso Mundial de Móviles de Barcelona, como sucedió este año) o en marzo