La comuna prohíbe la fabricación, comercialización, almacenamiento, transporte, distribución y uso particular de pirotecnia. La norma se aplicará en forma escalonada.

De a poco la política comienza a introducir límites a la pirotecnia, una actividad que cada año incrementa las estadísticas de personas quemadas o lesionadas por el mal uso y que también provoca efectos muy nocivos en animales o personas que padecen TGD u otros trastornos similares.

Se estima que un cohete o petardo que explota cerca provoca un ruido que supera ampliamente el límite aceptable en materia de salud, que es de 90 decibeles, a la vez que produce consecuciones nocivas como dolor en el oído o lesiones a nivel nervioso. A su vez los estruendos provocan efectos negativos en animales de diversa índole y gravedad como el caso de mascotas que se extravían luego de huir por temor o de aves que mueren producto de una taquicardia.

En ese sentido, Guaymallén promulgó recientemente una ordenanza que prohíbe en todo el departamento la fabricación, comercialización, almacenamiento, transporte, distribución y uso particular de pirotecnia. Si bien la norma, que fue aprobada por unanimidad en 2016, debía aplicarse a partir del primero de enero de este año, por demoras administrativos recién comenzará a regir en todo el territorio a partir de esta semana y se aplicará en forma gradual hasta 2019.

Puntualmente a partir de este año queda prohibida la pirotecnia de alto riesgo y susceptible de explotar en masa, de venta controlada. En 2018 la restricción alcanza a los pirotécnicos de bajo riesgo, limitado no susceptibles de explotar en masa (espectáculos) de venta libre. En tanto que durante 2019 se suma la prohibición para los pirotécnicos de bajo riesgo, no susceptibles de explotar en masa (Cotillón, entretenimiento y espectáculos), de venta libre.

Ignacio Conte, uno de los autores de la norma, dijo a Diario Vox que la intención fue comenzar a disminuir de forma paulatina la utilización de fuegos artificiales, principalmente la pirotecnia explosiva ruidosa por sus efectos altamente dañinos. “Cuando uno genera prohibiciones inmediatas generalmente cuesta instalarlas y su vez que promueven la venta ilegal”, dijo en concejal.

Consultado sobre el impacto económico que podría generar en comerciantes que en parte viven de la venta de pirotecnia, Conte dijo que la apuesta es que poco a poco se vayan reconvirtiendo y empiecen a comercializar pirotecnia que sea menos sonora, la cual que existe y es mucha, aunque a veces es un poco más cara.

La fiscalización estará a cargo de la dirección de Industria y Comercio que será la responsable de realizar controles en todo el departamento, con operativos especiales durante las celebraciones de navidad y fin de año, como también aplicar las sanciones, multas además y efectuar el decomiso de productos. Quedan excluidas de la ordenanza los artificios pirotécnicos para señales de auxilio, emergencias náuticas y para el uso de Fuerzas Armadas, de seguridad y/o Defensa Civil.