Unos 200 internos que estudian en dos establecimientos penitenciarios de la provincia comenzaron ayer formalmente el ciclo lectivo 2017 del programa de Educación Universitaria en Contexto de Encierro (PEUCE).

El acto, que por octavo año consecutivo les ofrece a internos la posibilidad de estudiar carreras de grado, se realizó en las aulas que la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo) posee dentro del Complejo Boulogne Sur Mer para el dictado de clases.

Esta iniciativa, que depende de un convenio firmado entre la cartera de Seguridad, la Dirección General de Escuelas y la UNCuyo, junto con el Ministerio de Educación de la Nación, ofrece alternativas educativas a los presos que están detenidos en las unidades carcelarias de la provincia.

A partir de 2016, los espacios universitarios se duplicaron y permitieron que los internos alojados en el Complejo Almafuerte comenzaran a rendir y a recibir ayuda tutorial sin tener que ser trasladados a Boulogne Sur Mer.

El director general del servicio penitenciario, Eduardo Orellana, felicitó a los alumnos y expresó: “Son ustedes los que se van a beneficiar y marcar el camino a otras personas que transitoriamente tienen que estar en un penal”.