Comenzó la excavación para hallar los restos de Julio López

La policía realiza peritajes en el Parque Pereyra Iraola, donde, según el testimonio conocido ayer, se encontraría el cadáver del albañil desaparecido en 2006.

 

Después de que un testigo de identidad reservada se presentara ayer ante el Ministerio de Justicia y Seguridad bonaerense para decir que sabía dónde habrían enterrado a Julio López, a más de cuatro años de su desaparición, la policía realiza tareas de peritaje y excavación en el Parque Pereyra Iraola, donde supuestamente está enterrado el cuerpo del albañil, que fue testigo y querellante en el juicio contra el ex policía bonaerense Miguel Echecolatz por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura.

 

Los efectivos comenzaron la búsqueda en el predio de la estación de trenes del parque, donde el testigo marcó que se encontraría el cadáver, poco después de las 9. Anoche, el fiscal subrogante de la causa, Hernán Schapiro, había hecho una primera inspección ocular en el lugar, sin mayores resultados.

"El testigo marcó en un mapa el sitio", en una zona lindera entre los partidos de La Plata y Berazategui, contó Rubén López, su hijo, que se trasladó a los tribunales federales de La Plata para interiorizarse de la declaración. "Ojalá sea el principio del final, siempre tenemos la esperanza de saber qué fue lo que pasó, pero lamentablemente parecería que no es la mejor noticia", dijo.

 

El testimonio fue acercado por el abogado porteño Alejandro Sánchez Kalbermatten, quien días atrás recibió en su oficina a un hombre recomendado por un cliente suyo que le contó que tenía información sobre el sitio en el que se hallaría el cuerpo sin vida de López.

 

La expectativa se agigantó a raíz de la intervención personal del ministro de Justicia y Seguridad provincial, Ricardo Casal, quien, acompañado por el subsecretario de Justicia, Carlos Cervellini, y por el director de Registro de Personas Desaparecidas, Alejandro Incháurregui, recibió anteayer al letrado y escuchó el relato. Los funcionarios atribuyeron verosimilitud a los dichos del testigo y acordaron que se le tome declaración.

 

Julio desapareció en La Plata el 18 de septiembre de 2006, antes de los alegatos del juicio contra Etchecolatz, que fue condenado a perpetua por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura militar.

 

Fuente: La Nación.

Comentarios