Cerrojo informativo

El Gobierno de Chile montó un cerrojo informativo que le permitió controlar casi todo lo que se dijo sobre el rescate.
“Estoy súper decepcionado de lo que está pasando más allá de la barrera”, se lamentaba el viernes uno de los integrantes del equipo de rescate. Desde la semana pasada, la Secretaría de Comunicaciones del Gobierno (Secom) tomó el control de lo que se informaba a la prensa, dejando sin autonomía para conversar con los medios a los involucrados en las labores, como la Armada, la Fuerza Aérea, la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), Codelco, las empresas que operaron las perforadoras (como Geotec) y los ministerios participantes. La barrera, el punto que aísla el lugar del rescate del Campamento Esperanza, se convirtió en una valla difícil de salvar para la prensa.

Comentarios