Un centro comercial chino creó una “guardería para maridos”, un lugar especial donde los hombres pueden relajarse, mientras que sus mujeres hacen las compras en el shopping.

Está sala especial se encuentra ubicada en el tercer piso del centro comercial Vanke, en Shanghai. En lugar de tener que seguirlas a todas partes, las mujeres pueden dejar a sus esposos en esta sala especial para matar el tiempo viendo televisión, leyendo revistas, sentarse en un sillón masajeador o tomar una siesta en los cómodos sillones.