Caso Próvolo: escalofriantes testimonios en primera persona

Se conoció el testimonio de dos víctimas, cuyas palabras comprometieron a los curas imputados en el caso del Instituto de Mendoza por abusos a menores.

Dos víctimas relataron por Cámara Gesell y complicaron con sus testimonios a los curas Horacio Corbacho y Nicola Corradi por un “abuso sexual con acceso carnal” y “abuso sexual simple” respectivamente, en el juicio oral que se retomó este jueves contra los dos curas y un ex empleado por los abusos sexuales cometidos a niños en el instituto Antonio Próvolo de Mendoza.

Con la presencia de los principales imputados, los curas Corradi, Corbacho y el administrativo Armando Gómez, se retomó con dos testigos que comprometieron a los curas y además mencionaron a la monja Kumiko Kosaka.

“Se pasó por cámara dos víctimas, un joven relató un abuso sexual con acceso carnal del imputado Corbacho, y la otra cámara fue de una mujer que le imputa por abuso sexual simple a Corradi”, dijo el abogado querellante, Oscar Barrera.

El debate comenzó con la reproducción de una cámara Gesell, que duró más de 50 minutos, de un testigo de 18 años y que al momento de los hechos tenía cinco, relató un abuso sexual con acceso carnal del cura Corbacho, ante la atención de los tres imputados presentes en la sala, indicaron fuentes de la fiscalía.

Luego de escuchar el primer testimonio, el Tribunal -conformado por Jorge Díaz, Mauricio Juan y María Alejandra Ratto- llamó a un cuarto intermedio que duró hasta cerca del mediodía, luego se vio a la testigo de identidad reservada, de 26 años, por más de una hora y media, quien dijo fue estudiante del Próvolo entre el 2003 y el 2008.

En su testimonio, la testigo, señaló al cura Corradi por “tocamiento”, además dijo que las monjas las maltrataban e hizo referencia principalmente a una de ellas, Kumiko Kosaka, la otra monja es Asunción Martínez.

También indicó que “una de las chicas se hacía cortes en la piel por los abusos que sufría y que ella, la testigo, le decía que tenía que contar lo que le pasaba”, señalaron las fuentes, cuyo debate se realiza a puertas cerradas debido a que se tratan delitos de instancia privada.

El Tribunal, luego de escuchar por más de 50 minutos a la testigo de identidad reservada, llamó a un cuarto intermedio hasta hoy.

Comentarios