Los hogares unipersonales representan una quinta parte de su población. En cambio, en Maipú existe la mayor concentración de familias del área metropolitana.

De acuerdo a la última actualización de la Encuesta de Condiciones de Vida, Hogares y Educación, en los departamentos del área metropolitana quedó en evidencia una concentración de viviendas unipersonales en los centros urbanizados, mientras que las familias prefieren los departamentos periféricos. Así, una tercera parte de la población de Capital vive sola o acompañada por personas que no son familiares. Maipú y Las Heras exhiben la tendencia opuesta.

Los registros pertenecen a datos relevados durante 2016 y publicados por la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas de la provincia. Los datos publicados dan cuenta de cómo la concentración de los habitantes del área metropolitana, compuesta por alrededor de un millón de personas, prefiere unos departamentos a otros, con respecto a su acceso a servicios públicos básicos, salud y acceso a la educación.

En materia de elección de vivienda, el 22,3% de los hogares capitalinos son unipersonales. Esto quiere decir que poco más de una quinta parte de la población prefiere vivir sola. Una realidad que se condice con la amplia oferta inmobiliaria de departamentos de un dormitorio o monoambientes, sobre todo en el microcentro o zonas aledañas como la Cuarta y Quinta Sección. Una realidad que es compartida por sus vecinos de Godoy Cruz, cuya expansión urbanística ha adoptado características similares en las últimas dos décadas. Aquí, el porcentaje se ubica en el orden de los 18,3%.

El efecto contrario se viven en el resto de sus vecinos con Guaymallén (12,9%), Luján (10,7%) y Las Heras (7,2%). En el extremo contrario su ubica Maipú, que registra sólo un 4,7% de hogares unipersonales.

Otra modalidad es la de convivencia con personas con quienes no tienen vínculos familiares o de pareja. Se trata de una tendencia muy común en grandes ciudades, y que los centros urbanos mendocinos han comenzado a exhibir por su carácter de centro universitario regional y paso turístico. Nuevamente, las viviendas compartidas se destacan en Capital con el 8,2%, y le siguen en menor medida Las Heras con 5,2%, Godoy Cruz con 4,9%, Guaymallén con 4,4%, Luján con 3,5% y Maipú con 3,3%.

Más allá de los cambios culturales, las familias siguen ocupando un lugar central y mayoritario en la conformación de hogares mendocinos. En promedio, un 82% de las viviendas ocupadas albergan grupos familiares, ya sea en su variante nuclear (ambos padres con o sin hijos) o monoparental (sólo un padre o madre con hijos).

Maipú lidera la concentración de familias con el 92% de sus hogares, de las cuales el 79,2 son nucleares y el 12,8% monoparentales. Le siguen Las Heras con el 87,7%, distribuidas en 65,1% nucleares y 22,6% monoparentales; Luján con 85,8%, distribuidas en 74,2% nucleares y 11,6% monoparentales; Guaymallén con 82,7%, distribuidas en 64,8% nucleares y 17,9% monoparentales; Godoy Cruz con 76,8%, distribuidas en 59,4% nucleares y 17,4% monoparentales; y por último, Capital con 69,5%, distribuidas en 51,4% nucleares y 18,1% monoparentales.