Buscan regular el uso oficial de la residencia del gobernador

Tras la polémica por los festejos post-eleccionarios de Cambia Mendoza, desde el justicialismo propician un reglamento para determinar qué actividades se pueden realizar.

Desde el Senado provincial propician la redacción de un reglamento sobre el tipo de actividades que se pueden realizar en la residencia oficial del gobernador. La idea es que la propiedad ubicada en Luján no se emplee para reuniones partidarias ni actos familiares. Además, pidieron que desde el Gobierno brinden un informe detallando qué tipos actividades se han realizado hasta ahora y quién corrió con los gastos.

El proyecto fue presentado por el justicialista Luis Böhn, presidente de la Comisión Bicameral de Seguridad y portavoz de la oposición tras el escándalo por los festejos partidarios realizados el miércoles 25 de octubre, tras las elecciones legislativas.

Según testimonios subidos a las redes sociales de los mismos protagonistas, el edificio ubicado en la localidad lujanina de La Puntilla fue visitado por el mandatario provincial, acompañado de ministros, funcionarios y legisladores de la coalición oficialista Cambiemos-Cambia Mendoza.

De acuerdo al testimonio del senador radical Armando Camerucci, se habría tratado de una “simple reunión en la que acordamos la agenda legislativa para el próximo año”. “Fue una reunión de trabajo en la que planteamos una hoja de ruta e incluso varios ministros y otros funcionarios que presentaron informes escritos sobre sus actos de gestión”, detalló y añadió que “alrededor de las 21.30 cenamos muy rápido, de modo frugal diría”. “Después de eso realizamos un brindis por la victoria electoral del domingo 22 de octubre y ahí terminó la cosa”.

Más allá de la supuesta “sencillez” del evento, desde el justicialismo denunciaron que se trató lisa y llanamente de “una fiesta partidaria en un edificio público”. “Estamos hablando del uso indebido de recursos del Estado, cuya consecuencia es un delito de materia penal. Queremos saber qué se consumió, quién lo pagó y por quién corren los gastos”, reclamó Böhn.

Por ese motivo es que también se sancionó un pedido de informes al Poder Ejecutivo provincial, para que detallen uno por unos los actos que se han realizado en la propiedad donada por el empresario Enrique Pescarmona, los invitados que asistieron y cómo se cubren los costos de dichos eventos.

“Todos los gobernadores, del partido que sean, cuando se consolidan en la gestión confunden la administración de la cosa pública con el abuso. Sabemos que muchos presidentes hicieron un uso abusivo de la quinta de Olivos y ahora que Mendoza tiene su residencia oficial, debemos anticiparnos a los excesos. Sería lamentable que por ahorrarse el costo de un pelotero, un gobernador use la residencia oficial para celebrar el cumpleaños de su hijo”, ironizó.

Comentarios