El cantante se presentó en el marco de su gira “24k Magic World Tour”. La nueva estrella del pop interpretó todos sus éxitos y también varias canciones de sus tres discos.

La nueva estrella del pop, el estadounidense Bruno Mars, presentó en un colmado Estadio Único de la ciudad de La Plata “24K Magic World Tour”, con éxitos de su tercer disco y un repaso por sus canciones más conocidas en un show el que se combinaron hits bailables con coreografías y baladas.

En su segunda visita a la Argentina, la primera fue en 2012 en Mar del Plata, el cantante y compositor que lleva vendido más de 26 millones de discos a nivel mundial, demostró por qué es uno de los artistas más reconocidos en el presente, con su carisma y despliegue escénico durante un corto pero contundente concierto.

Un Mars de zapatillas, bermudas, camiseta roja y gorra gritó: “¡Argentina! ¡Este es el 24K Magic Tour!”, despertó la euforia de los miles de fanáticos, e inició el show con la movida “Finesse”, y la exitosa “24k Magic”, que le da nombre al álbum y ya es un hit en todo el mundo.

Enseguida acudió a “Treasure”, con la melodía pop ochentosa del disco Unorthodox Jukebox (2012) apoyado por una enorme y versátil banda y músicos, los reconocidos The Hooligans, -Phillip Lawrence (coros), Phredley Brown (teclado), Jamareo Artis (bajo), Eric Hernandez (batería), Kameron Whalum (trombón), Dwayne Dugger (saxofón), Jimmy King (trompeta) John Fossit (teclado), que no sólo aportaron los coros, sino que también bailaron la mezcla de ritmos que define la música de Mars, entre el pop, hip hop, funk, rap, soul, dance y R&B, con una clara influencia de Prince y de Michael Jackson.

Con efectos de luces de colores y algunos fuegos artificiales que parecían acompañar las logradas coreografías del “generador de hits” y los músicos, aparecieron “Perm” y “Chunky”, ambas del último trabajo.

El exitoso hawaiano, que no disimuló la influencia de Michel Jackson al recurrir a bailes del estilo propio del padre del pop, pese a que no habló en español en todo el recital, en el tema “Calling All My Lovelies”, modificó parte de la letra para jugar con un “Te quiero mucho, mi chica”, que fue el pie para que las fans, sobre todo las más jóvenes que representaban una gran parte del público en general, estallaran en gritos.

No faltaron baladas como “When I Was Your Man”, una de sus primeras canciones y la nueva “Versace on the Floor”, que generó un clima íntimo, con el estadio apenas iluminado por todos los celulares, y dejó lucir el impresionante caudal de voz del estadounidense.

“That’s What I Like”, que también trepó las listas de ranking internacionales, fue uno de los temas que más color le dio al escenario y una versión rockera de “Marry you” interpretada por Mars, guitarra en mano, sorprendió al público que acompañó también cuando entonó “Runaway baby”.

Al escuchadísimo “Locked Out Of Heaven”, continuó el dulce “Just The Way You Are”, dedicado “a cada una de las argentinas”, y un cierre a todo color con “Uptown Funk”, tema que se mantuvo más de 3 meses en el número uno de los rankings mundiales.