¿Boicot a las clases hasta el miércoles?

Hay una fuerte polémica en las escuelas secundarias mendocinas que puede hacer que se generen tres días sin clases, pero “de hecho”, es decir, sin que la Dirección General de Escuelas (DGE) lo avale.
Hoy comienzan a tomarse los exámenes a los alumnos que tienen materias previas. Pero a diferencia de lo que ocurre habitualmente, este año la DGE estipuló que se dicten clases normalmente en paralelo a las mesas. El problema es que los docentes, alumnos y autoridades de las escuelas se oponen a la medida y podrían no hacer caso.
La decisión de la DGE se adoptó por la necesidad de cumplir con los 182 días de clases previstos en el calendario para este año. Pero se complica en la ejecución. En 2011, cumplir la meta de los días mínimos de clases se complicó por el agregado de días feriados dispuesto por el Gobierno nacional.
Pero más allá de la decisión de cada establecimiento escolar, hay problemas para ejecutar la decisión de la DGE, pues los mismos docentes y preceptores que tienen que tomar los exámenes y cuidar las mesas, también tienen que estar al frente del aula. El otro inconveniente es el espacio físico, pues las escuelas deben “duplicar” la cantidad de aulas disponibles para dividir las mesas de exámenes y las clases convencionales.
Por todo eso, hay escuelas que de manera informal le pidieron a los alumnos que no deben rendir que no concurran a los colegios. En otros establecimientos, como la escuela Normal Tomás Godoy Cruz, los propios alumnos se revelaron ante la medida. La semana pasada hubo asambleas e iniciaron una cadena por las redes sociales y por mensajes de texto para no ir a clase en estos tres días.
En las mesas de exámenes debe haber tres docentes. Por obvias razones, ellos no podrán dar clase entre hoy y el miércoles. La alternativa propuesta por la DGE es que durante los tres días los alumnos que no rinden trabajen con cuadernillos en el aula, para suplir la falta de docentes.

Comentarios