El Xeneize sufrió un inesperado tropiezo en la Bombonera y cayó ante Talleres de Córdoba, por 2-1, en la continuidad de la 16ª fecha del torneo de Primera División.

El líder Boca Juniors (34 puntos) desperdició la chance de alejarse en la cima, al perder anoche con Talleres de Córdoba (23) por 2-1, en partido válido por la 16ª fecha del torneo de la primera división.

El equipo dirigido por el mellizo Guillermo Barros Schelotto tropezó después de 14 partidos (10 triunfos, 4 empates) y sufrió la segunda derrota en el certamen, la primera en la Bombonera.

El conjunto xeneize se puso en ventaja por intermedio de Oscar Benítez (Pt. 25m.), quien luego salió lesionado.

Talleres, que no ganaba en la Bombonera desde hacía 31 años (4-2 en el campeonato de Primera División 1986), dio vuelta la pizarra, con las conquistas de Victorio Ramis (Pt. 45m.) y Emmanuel Reynoso (St. 36m.).

En los primeros 45 minutos, Talleres eligió defenderse con la posesión de la pelota. Y lo hizo bastante bien, porque la ‘Aduana’ con la que lo controló, integrada por Reynoso y el experimentado Pablo Guiñazú, supo darle un destino preciso y eficaz.

Así y todo, al conjunto del mellizo Barros Schelotto no le faltaron ocasiones para desnivelar. Como consecuencia de ese mejor accionar llegó el tanto de Boca, sobre los 25m., con un centro de Pérez, que fue peinado por Benedetto y definido por Benítez.

Sobre el final de la etapa, cuando Boca parecía dominar la situación llegó la maniobra hábil de Reynoso que le puso una pelota bárbara a Ramis, que concretó el empate con un potente disparo bajo.

En la segunda parte, los dos equipos aflojaron en el ritmo. En ese contexto, los conducidos por Kudelka apostaron a un esquema más conservador y le cedieron la iniciativa a un adversario que confundió los caminos y jamás halló claridad.

Es cierto que Boca tuvo sus situaciones para volcar la balanza a su favor, pero también lo es que nunca apareció la jerarquía de Fernando Gago, la profundidad de Cristian Pavón y el olfato de Benedetto. Apenas el despliegue de Pérez, que terminó siendo reemplazado.

Talleres, con sus armas, esperó y fue inteligente para aprovechar una de las pocas que tuvo en el segundo período. Un pelotazo largo del arquero Herrera (uno de los más destacados) encontró a un Sebastián Palacios que peleó la pelota y le ganó a la falta de confianza de Gino Peruzzi.

Del centro del tucumano, ex Boca, hubo un remate sucio de Rescaldani y el rebote le quedó a Palacios, quien colocó la pelota junto al palo derecho de Rossi para darle una victoria histórica al equipo cordobés.