Aumentan las víctimas jóvenes por la violencia con armas de fuego

Las armas matan.
En los últimos años aumentó la cantidad de niños y adolescentes que son víctimas de las armas de fuego, en directa relación con el incremento de la violencia social.
Entre los factores que facilitan el despliegue de esa violencia, las armas ganan cada día más protagonismo: en los últimos 10 años el 35% de los muertos por un disparo tenía menos de 24 años de edad, y 33 de las víctimas no habían alcanzado a cumplir los 15 años.
Sin embargo, en Mendoza la idea de que tener un arma sirve para protegerse de la inseguridad también crece. El 10 por ciento de los mendocinos creen que es mejor tener un arma, según la encuesta de victimización realizada por el Instituto Latinoamericano de Seguridad y Democracia. En la misma encuesta realizada hace 3 años, la cifra era menor.
Pero además, para la mayoría es necesario tener una. En la encuesta se preguntó si le parece correcto que alguien posea en su casa un arma de fuego para defensa personal, y el 56% dijo que sí.
Por eso hay organizaciones que promueven el desarme de la población. Hasta el 30 de octubre se celebra la “Semana del Desarme”, con la idea de promover la cultura de la paz en todo el mundo.
La Asamblea General de la ONU invitó a los Estados a difundir información sobre el peligro de la carrera de armamentos, a dar a conocer la necesidad de que cesara la proliferación y a fomentar un mayor entendimiento entre el público de las tareas más urgentes del desarme.
En 1995, la Asamblea invitó a los gobiernos y a las organizaciones no gubernamentales internacionales y nacionales a que siguieran participando activamente en la “Semana del Desarme” para fomentar entre el público de todo el mundo una mejor comprensión de los problemas relacionados con la violencia.
La Dirección General de Escuelas de Mendoza incentiva a que se realicen actividades para promover la cultura de la paz. A nivel nacional, el Gobierno impulsa un programa de desarme voluntario, similar al llevado adelante en Mendoza hace casi 10 años, por el cual las personas pueden entregar sus armas sin que haya una investigación de su procedencia.

Comentarios