Aumentan las prepagas por segunda vez en el año

La Nación autorizó un nuevo aumento del 7,5% a las empresas de medicina prepaga que se aplicará a partir del 1 de junio. En 5 meses las subas acumulan un 11,5%.

Si bien los aumentos aplicados a las tarifas de servicios públicos como el gas, electricidad y el agua concentran por estos días la atención mediática y política, no son los únicos aumentos que deberán hacer frente tanto los trabajadores como las familias que entre sus gastos corrientes incluyen la contratación de servicios prepagos de salud.

Es que al momento de establecer prioridades el tema de la cobertura en salud aparece siempre en los primeros lugares. Según datos del INDEC, la cantidad de personas que poseen cobertura de salud a través de una empresa de medicina prepaga superan las 6 millones de las cuales 4 millones contratan el servicio a través de obras sociales y dos millones lo hacen en forma directa.

La novedad es que a partir del primero de junio las personas que pagan por una prepaga deberán afrontar un nuevo aumento del 7,5% en su factura, que sumado al incremento del 4% de febrero, acumula una suba de 11,5 % en tan solo cinco meses. Al comparar esta cifra con los aumentos aplicados entre enero y julio del año anterior, los cálculos revelan que la suba es 1,5% mayor.

El Ministerio de Salud autorizó en 2017 cinco subas consecutivas que significaron un total de 27% de aumento en el valor de las cuotas los cuales se distribuyeron distribuidos de la siguiente forma: 5% en febrero, 5% en julio, 6% en agosto, 5% en septiembre y 6% en diciembre.

Esta nueva suba fue oficializada ayer en el Boletín Oficial a través de una resolución del Ministerio de Salud y en los considerandos  explica que con el fin de dar curso a la presente autorización de aumento, la Superintendencia de Servicios de Salud evaluó la caracterización del sector de las empresas de medicina prepaga y revisó el incremento de costos del sector y que del análisis realizado, surge que resulta razonable autorizar un aumento general, complementario y acumulativo.

Según pudo saber Diario Vox a través de una consulta realizada en una de las empresas importantes del sector de las prepagas, los precios aproximados de planes estándar (sin aplicar el incremento de 7,5% de junio) varían según el rango etario. Así para un profesional sin aportes (soltero/a de hasta 36 años) el valor de la cuota es de $2.800 mientras que para un monotributista ese importe se reduce a $2.200.

Para una familia tipo integrada por dos adultos de hasta 36 años más dos niños, el costo mensual del plan estándar asciende a los $7.200 (menos aportes). Mientras que un jubilado o adulto mayor  hasta 65 años deberá desembolsar 5.000 y una persona mayor de 35 años este mismo plan le costará $9.800.

Según detalla la resolución ministerial, las entidades de medicina prepaga deberán “extremar los recaudos necesarios para notificar de manera fehaciente a los usuarios, a fin de que aquellos tengan cabal información de dichos aumentos”.

Comentarios