De esta manera "el Decano" encaró el último tramo de su preparación para la final de la Copa Argentina que disputará el sábado en el Malvinas Argentinas.

El plantel de Atlético Tucumán, entre la confianza por el nivel exhibido en la última presentación y la cautela que genera enfrentara a River Plate, encaró el último tramo de su preparación para la final de la Copa Argentina que disputará el sábado en el Malvinas Argentinas.

“Este es un partido aparte y no se puede decir que llegamos mejor que ellos porque en una final todo puede suceder”, advirtió el arquero Alejandro Sánchez, quien se ganó la titularidad por la lesión que sufrió Cristian Lucchetti, quien fue operado del hombro y no jugará hasta el próximo año.

Si bien River perdió cinco de los últimos siete partidos que jugó, tiene oficio para encarar instancias decisivas porque disputará la décima final en poco más de tres años, mientras que para Atlético será la primera después de 57 años si se tiene en cuenta la Copa de Campeones de la República que ganó en 1960, título que nunca fue considerado oficial por la AFA.

“Ellos no vienen bien y están pasando por un mal momento que es temporal porque tienen muy buenos jugadores que se pueden despertar de un partido a otro y por eso tenemos que respetarlo”, opinó Favio Álvarez, una de las cartas ganadoras de Atlético.

“Nosotros vamos a necesitar un muy buen día para ganarles”, advirtió Zielinski, el encargado de buscar la fórmula futbolística que le permita a Atlético Tucumán derrotar a un rival que busca defender con éxito el título obtenido en la edición del año pasado de la Copa Argentina.