Arrancó el juicio contra Julieta Silva por la muerte de Genaro Fortunato

La única imputada en este caso declaró en la primera jornada. Durante tres semanas se escuchará testimonio de 55 personas. Hoy continúa el caso.

Comenzó ayer el juicio por la muerte de Genaro Fortunato, el joven rugbier que fue atropellado el 9 de septiembre del año pasado en San Rafael. Julieta Silva, novia de la víctima e imputada por este caso, declaró por una hora en la primera jornada del juicio que se sigue en su contra.

La mujer relató los hechos de esa noche a la salida de “Mona Bar” y sostuvo: “Llovía y no se veía. Sentí un ruido, pensé que había pisado un pozo y seguí”. Además respondió las preguntas que le realizaron desde la querella.

Después del testimonio de Silva declararon los policías que trabajaron esa noche en el lugar. Coincidieron con la imputada que las condiciones meteorológicas no eran buenas esa noche. Esto último podría reforzar la teoría que se trató de un accidente.

Quienes también estuvieron en el juicio y declararon fueron los tres hermanos de Genaro. Hicieron hincapié en un ataque de celos de Silva.

Cerca del mediodía, el proceso tuvo que ser interrumpido debido a la muerte de la hermana de Fernando Guzzo, jefe de la Fiscalía de Homicidios de Mendoza.

Por la tarde se reanudaron los testimonios y fue el turno de los oficiales Gutiérrez y Sosa, que fueron los primeros que asistieron a la mujer.

Otro de los que declaró fue Cristian Aksenen, hermano del cuidacoches que presenció el fatal incidente.

Hoy a las 9 de la mañana comenzará la segunda de siete jornadas que tendrá este juicio. El mismo durará tres semanas y esperan escuchar a 55 testigos.

Después de todo será el turno de la apertura, los alegatos y la sentencia que será transmitido por el Poder Judicial.

Comentarios