Anunciado por Pérez, hoy empezará a funcionar el Observatorio Vial

Tendrá como finalidad la elaboración de estadísticas de siniestralidad e internación médica. Mendoza es la quinta provincia con mayor tasa de mortalidad del país.

Bajo la tutela del Observatorio Nacional de Seguridad Vial, la filial mendocina comenzará a funcionar a partir de este primero de agosto en la creación de bases de datos fiables sobre siniestralidad vial en toda la provincia. Hasta el momento, las estadísticas han sido monopolizadas por la Policía de Mendoza, que no hacía seguimientos de casos de personas hospitalizadas.

El observatorio ya había sido anunciado por el ex gobernador Francisco Pérez en diciembre de 2014, pero nunca entró en funcionamiento. Durante el gobierno kirchnerista se limitó a ocupar un segmento dentro de la UESV (Unidad Ejecutiva de Seguridad Vial), una oficina dentro del ex Ministerio de Transporte en la que solo trabajaban 3 personas para cubrir los 18 departamentos.

Comandada por Leonardo Yapur, la nueva gestión de la UESV enfrentará el doble desafío de potenciar los recursos de la Policía -dirigida ahora por un ex jefe de la Policía Vial-, y el sistema sanitario provincial. El objetivo será presentar estadísticas que integren una visión complementaria en ambas áreas y ofrezcan información de calidad para la toma de decisiones en materia de tránsito, señalética y prevención.

Según datos oficiales, Mendoza es la quinta provincia del país con mayor tasa de mortalidad como resultado de siniestros viales con el 19,7 cada 100 mil habitantes. No solo posee el índice más elevado de la región, sino que también está por encima de la media nacional de 13 por 100 mil habitantes.

De acuerdo a los registros de la última década, el 55% de las defunciones ocurrieron en el lugar del siniestro. Las restantes se produjeron durante el traslado y permanencia en los hospitales. El Central es el efector de referencia en la zona metropolitana norte, por lo que se estima que uno de cada tres accidentados termine atendido allí. El Notti y el Schestakow le siguen en cantidad de casos.

Esto genera cuantiosos costos para el sistema estatal. Tal como adelantó Diario Vox a principio de año, los hospitales de Mendoza pierden cifras millonarias por la incapacidad de recupero de los costos de atención de personas heridas en siniestros viales. Solo el Central gasta más de $290 millones en el empleo de recursos humanos, fármacos y prótesis. Aseguran que cada día ingresan hasta 4 pacientes en estado crítico y entre el miércoles y domingo, la capacidad operativa de las camas de terapia intensiva se ve completamente colapsada.

A esto se suman las discapacidades resultantes, que en el 63% son de índole motora, 14% visual y 13% múltiple, lo que recarga los gastos de obras sociales o centros de atención estatal.

Comentarios