Se debe al aumento de enfermedades respiratorias y la gran concurrencia a hospitales.

La época del año, el frío intenso y el viento Zonda han incrementado notablemente la asistencia a hospitales y centros de salud de niños con enfermedades respiratorias. El Ministerio de Salud, Desarrollo y Deportes, esta semana lanzó  la campaña de invierno  2017 y recordó algunas medidas simples de prevención que contribuyen a la disminución de la transmisión de esos virus.

Paralelamente, en el Valle de Uco, tanto en los centros de salud de toda la región como en los tres Hospitales del Valle de Uco, se amplió y se reorganizó la atención pediátrica, tanto ambulatoria como de guardia.

“En Tunuyán cuando asumimos habían para los trece centros de salud y las dos postas sanitarias de este departamento, sólo dos pediatras, sumamos dos pediatras más, y ahora tres residentes de pediatría que atienden en los centros de salud. Es decir que de dos pediatras que había en Tunuyán, pasamos a siete pediatras en campaña de invierno, y luego de atravesar esta temporada, serán cuatro. Por lo tanto las atenciones de los centros de salud se han incrementado”, informó el director Regional del Ministerio de Salud, Rodolfo Guillén.

En relación a este departamento, la coordinadora local del Ministerio de Salud Verónica Atencio, enfatizó sobre el trabajo que se realiza en conjunto con el hospital regional Scaravelli, en base a un reordenamiento que se ha hecho del servicio, tratando de dar respuesta a la creciente demanda. “Necesitamos que la población se concientice y que por una enfermedad respiratoria habitual concurra al centro de salud antes que al hospital. Hemos ampliado el servicio de pediatría en todos los distritos: en Vista Flores de tener pediatra dos días pasamos a cuatro días, lo mismo con el centro de salud Urquiza o el CIC donde se han ampliado los días. Y en otros lugares donde había solo un día o no había directamente, hoy contamos con el servicio, tal como El Topón, Villa Seca, Los Sauces, o El Algarrobo, algunos no tenían en toda la semana un pediatra y hoy tienen”.

Por su parte, en San Carlos se contrató un apoyo de guardia pediátrico, sobre todo para los fines de semana. “Durante la temporada invernal los sábados y domingo habrá médico pediatra desde las 9, hasta las 21. Además, habrá un pediatra más para consultorio externo, los martes, miércoles y vienes desde las 9, hasta las 18. El resto de los días funciona en los horarios habituales, tanto para el control de niño sano como para la atención del niño enfermo”, informó Silvina Córdoba, directora del hospital Victorino Tagarelli.

En Tupungato, de acuerdo a lo que referenciaron las autoridades, todos los centros de salud cuentan en algún momento con el servicio de pediatría, y para esta temporada invernal se han incorporados dos médicos pediatras.

Los hospitales departamentales, tanto de Tupungato como de San Carlos, atendieron los últimos fines de semana, en promedio entre 120 y 150 niños con enfermedades respiratorias; mientras que el hospital regional Scaravelli atiende entre 160 y 180 niños por día.

En todos los centros asistenciales se observa un gran incremento de los casos de enfermedades respiratorias, y lo mismo ocurre en los Centros de Salud. Por ello, se recomienda que el paciente observe en su centro  de salud qué día tiene atención pediátrica, ampliada en el último año y para esta época, utilice el servicio de turno diferido y concurra al momento del turno.

“Es muy importante que las familias utilicen el servicio de turno diferido, en caso de poder hacerlo. Se acercan a su centro de salud más cercano, y retiran turno para cualquier servicio médico. De esta manera se evitan una larga espera en ambientes donde hay muchas personas más enfermas. De igual forma para el caso de controles de niños sanos, que no se han suspendido en ningún caso”, sintetizó Rodolfo Guillén.

Medidas de prevención que ayudan a mantener alejadas las infecciones respiratorias

Durante el invierno circulan distintos virus que producen enfermedades respiratorias entre las que se cuentan la bronquiolitis, que afecta principalmente a niños pequeños y lactantes; la enfermedad tipo influenza  o gripe; las infecciones respiratorias agudas graves  y las neumonías, por lo cual la cartera sanitaria puso en marcha la campaña invernal 2017.

Lavarse las manos con agua y jabón después de volver de la calle, antes de cocinar o comer y después de ir al baño o cambiar pañales.

No automedicarse. El consumo de remedios sin receta puede producir intoxicación y ocultar los síntomas de la enfermedad, dificultando un diagnóstico correcto y empeorando el cuadro clínico.

Mantener reposo en la casa mientras continúe los síntomas.

Cubrirse la boca al toser o estornudar con un pañuelo descartable o con el pliegue del codo para evitar contagiar a otros.

Cuidar el aire interior de las viviendas, evitar el humo de cigarrillo o de leña, y ventilar las habitaciones donde hay brasas o una llama (porque producen un gas venenoso, el Monóxido de Carbono, que no se ve ni tiene olor).

Cuidar la casa de la humedad, evitando que se junte vapor en los ambientes para que no se desarrollen bacterias o moho.

Para prevenirlas en bebés y niños:

Tener las vacunas incluidas en el Calendario Nacional de Vacunación al día y llevarlos periódicamente al control médico.

Lavarse las manos antes y después de atenderlos y también lavarles las manos a los niños.

Evitar el contacto de los niños con personas afectadas por enfermedades respiratorias.

Acostarlos boca arriba siempre.

Darle la teta al bebé al menos hasta los 6 meses e incrementar la lactancia materna en caso de que el bebé se enferme y tenga pérdida de apetito.

Brindarles el abrigo necesario:

Evitar el abrigo excesivo y el uso de frazadas o mantas que lo puedan sofocar.

No darles medicamentos sin receta, ni remedios caseros o tés de ningún tipo.

Además, para evitar las intoxicaciones por monóxido de carbono, es importante dejar siempre una ventilación en todos los ambientes.

Un bebé necesita atención médica cuando: respira rápido y con silbidos o ronquidos; se le hunde el pecho al respirar; presenta decaimiento y rechaza el alimento; tiene alta temperatura corporal (+ de 38ºC); el riesgo es mayor si tiene menos de 3 meses, tiene bajo peso o es prematuro.

Fuente: Gobierno de Mendoza