Amplían a Godoy Cruz, Lavalle y Las Heras los juicios “express”

Los juzgados de flagrancia fueron creados con la idea de acelerar los procesos judiciales en casos en los que los responsables de los delitos son encontrados “con las manos en la masa”.

Según aseguran desde el Poder Judicial, las primeras experiencias del sistema fueron positivas, y por eso ahora se ampliará el sistema a más departamentos del Gran Mendoza.
La Suprema Corte de Justicia, a través de la acordada 23.740, dispuso ampliar gradualmente el sistema. Este mes, particularmente desde el 19 de septiembre, comenzará a regir en el departamento de Godoy Cruz. Y en diciembre pasará lo mismo en Las Heras y Lavalle.
Ese tipo de institución judicial fue creado por la reforma del Código Procesal Penal de la provincia. Según explican en la Corte, por Acordada N° 21.916 se estableció el Primer Juzgado de Garantías de Flagrancia, disponiéndose mediante anexo la gradualidad de incorporación de  Oficinas Fiscales por departamento al sistema.
Como ya se constituyó la sala tercera del Primer Juzgado de Garantías de Flagrancia, “es necesario ampliar la jurisdicción del fuero de flagrancia a los departamentos de Godoy Cruz, Las Heras y Lavalle”, explican en la acordada, asegurando que el  Procurador General de la Corte fue quien solicitó la ampliación.
En sistema se estableció a través de la ley 7692, sancionada en el 2007. En el procedimiento de flagrancia, el fiscal forma el expediente en 1 día desde que el sospechoso es detenido y presenta en audiencia al imputado frente al juez de garantías. Se efectúa la imputación formal, se revisan las condiciones de detención. El acusado, siempre asistido por un abogado, puede optar por distintos caminos: la llamada “probation”, el juicio abreviado o el procedimiento directísimo. Si se elige éste último, las partes ofrecen la prueba y se fija la audiencia de finalización en el plazo de 2 días.
Una de las claves para que se aplique es atrapar al sospechoso en el momento en que está cometiendo el delito o que él se haga cargo del hecho.

Comentarios